Buscar
faith-buildersSi DONAS AHORA, harás que nuestra misión crezca de muchas formas más.
U$39,884 han sido donados por 267 campeones de la fe.
73% de $55,000 para   la misión

Claves para la Verdadera Alegría

He aquí una lista sacada de las Escrituras que contiene las claves para la verdadera alegría — la clase de alegría que no es fácil, la clase de alegría que sólo Dios puede dar y sólo se puede aprender siguiendo a Jesús.


clavesKeys to true joy El Reino de los Cielos,  es como un tesoro escondido en un campo.  El que lo encuentra lo deja oculto y, lleno de alegría, va, vende todo lo que tiene y compra aquel campo. (Mateo 13:44)

Somos egocéntricos cuando vemos sólo los pecados o las faltas de los demás. Piensa un momento: ¿Por qué te molestan los defectos de otras personas? ¿Qué dice de tu propia necesidad de crecimiento?  Que esto sea una oportunidad para corregirte a ti mismo, con la ayuda de Dios: hay falta de amor dentro de ti, que las acciones de otras personas han traído a la superficie. Esto verdaderamente es un tesoro escondido. Da gracias y alaba a Dios por traer las faltas de esa persona a tu vida, porque han captado tu atención y te han llevado a un crecimiento mayor.


Keys to true joy

No sean perezosos para el esfuerzo; manténganse fervientes en el espíritu y listos para el servicio del Señor. Vivan alegres por la esperanza, sean pacientes en el sufrimiento y perseverantes en la oración. (Romanos 12:11-12)

Pase lo que pase, Dios aún está a cargo. Acuérdate de esto cuando estés impaciente o insatisfecho. Si le has dado a Dios el control de tu vida, confía entonces en Su amor misericordioso y en su infinito poder para cuidar de cada momento,  de cada día de tu vida. Cuando las circunstancias no suceden como tú quieres, date cuenta que no te has alejado del control de Dios, comprende que las demás personas involucradas pueden estar influenciadas también por el control de Dios y comprende que el diablo no tiene poder alguno para superar el control de Dios. Considera esto: Dios elige con amor y permite que las circunstancias se desarrollen en una manera diferente a como tú quieres, porque Él te está guiando por medio de un plan mejor.


Keys to true joy

De momento están tristes; pero volveré a verlos y de nuevo se alegrarán con una alegría que nadie les podrá arrebatar. Cuando llegue ese día, ya no tendrán necesidad de preguntarme nada. Les aseguro que el Padre les concederá todo lo que pidan en mi Nombre… Pidan y recibirán; así su alegría alcanzará la plenitud. (Juan 16:22-24)

Si estás orando mucho por alguien, tal vez estés orando demasiado. ¿Por qué no eliges confiar en Dios? Tú ya pusiste el asunto en las manos amorosas de Dios. Déjalo ahí y sigue con tu camino. Deja de ver si hay cambios en la persona por la que has estado orando. Deja de buscar señales sobre si tus oraciones están siendo respondidas. ¡Dios se preocupa mucho más por tus peticiones que tú! Él está respondiendo tus oraciones en la manera perfecta, en el tiempo perfecto, ¡aunque no sea en la forma en que tú lo pediste!


Keys to true joy ¿Cómo es que ves la basura en el ojo de tu hermano y no adviertes la viga que hay en el tuyo? O ¿cómo dices a tu hermano: “Deja que te saque la basura del ojo”, si tienes una viga en el tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo y entonces podrás sacar la basura del ojo de tu hermano. (Mateo 7:3-5)

Si estás orando por alguien para que cambie, también pídele a Dios que te cambie a ti. Pasa una gran parte del tiempo buscando lo que hay que cambiar en ti, pidiéndole a Dios que te otorgue lo necesario para hacerlo. Lo más probable, es que lo que tú ves que hay que cambiar en otra persona, es exactamente lo mismo que hay que cambiar en ti.


Keys to true joy

Consideren como alegría perfecta, hermanos míos, el estar rodeados de pruebas de todo género. Sepan que su fe, al ser probada, produce paciencia, y la paciencia logrará su objetivo, de manera que sean perfectos e íntegros, sin que les falte nada. Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios y Dios, que da a todos generosamente y sin echarlo en cara, se la concederá. Pero que la pida con fe, sin dudar, pues el que duda se parece a una ola de mar agitada por el viento y zarandeada con fuerza. Un hombre así no recibirá nada del Señor; es un hombre de doble vida, un inconstante en todo cuanto hace. (Santiago 1:2-8)

Cuando Jesús y los discípulos estaban navegando en una tormenta y la barca estaba a punto de hundirse, Jesús no ayudó a sus amigos a sobrevivir a la tormenta. ¡Jesús calmó la tormenta!  Jesús quiere calmar tus tormentas, también. ¿Qué es lo que haces que mantiene la tormenta furiosa? ¿En qué contribuyes a su fuerza? Date vuelta y mira que Jesús está parado en la barca cerca de ti. Mira su falta de miedo, su falta de preocupación, la ausencia de hacer cualquier intento para dirigir a la barca a través de aguas turbulentas y vientos fuertes. ¿Qué es lo que Él hace? Él dice, “Ama a tus enemigos. Has el bien a quienes crearon la tormenta. Vive a Mi manera, y a pesar de que la tormenta pueda continuar con furia alrededor de los demás en tu vida, tú estarás a Mi lado donde el mar está calmado y el viento es una brisa delicada que refresca tu alma.”


Keys to true joy

La fe es el fundamento de lo que se espera y la prueba de lo que no se ve. Por ella obtuvieron nuestros antepasados la aprobación de Dios. (Hebreos 11:1-2)

La esperanza es tan escurridiza como un arco iris. Nosotros no la podemos embotellar y guardar para el día en que la necesitemos. No la podemos tocar, sostener y sentir firmeza en ella. No la podemos encontrar cada vez que queramos y no podemos hacer que dure mucho una vez que se produce. Sus colores son bellos, pero no es nada más que la refracción de la luz de Dios.

Dios nos dio el arco iris en los días antiguos de la historia bíblica como un recordatorio de que siempre hay razón para la esperanza y para enseñarnos que Él es la razón. Pero la esperanza es sólo un fruto del Espíritu, el producto de una vida en el Espíritu. No es el Amor en sí mismo. No es el cumplimiento de la promesa por la que esperamos.

Siempre me quedo sin esperanza. Mi arco iris se desvanece. Continuamente le ruego a Dios que me dé otro arco iris, otra señal de esperanza cada vez que miro los problemas por mucho tiempo. Dios es bueno y no se impacienta conmigo, pero Él no quiere que sea como una barca en los mares turbulentos, meciéndose hacia adelante y hacia atrás, balanceándome entre la confianza y el temor… y de regreso a la confianza… ¡y después otra vez hacia el temor!

Dios quiere que dependamos de la fe. La fe no es un fruto del Espíritu. La fe es un don del Espíritu. En nuestro bautismo, Él nos provee con toda la fe que necesitamos para permanecer fuertes en la verdad, incluyendo la verdad evidenciada en Sus promesas. Él nos promete que nuestras vidas darán lugar a la bondad y no al desastre,  si permanecemos en Él y seguimos su orientación. Incluso si nos alejamos de Él, Él prometió que buscaría a sus ovejas perdidas e iría por nosotros para traernos de vuelta a Sus pasturas.

Cuando mi certeza de que sus promesas se cumplirán está basada en la esperanza, me parezco a un arco iris. Pero cuando confío en la fe que Él me ha dado – y le pido que aumente ese don – yo puedo permanecer fuerte. La fe es como una roca en tierra firme. Fe es la presencia del Espíritu Santo en mí. Él no espera nada. Él no tiene esperanza – Él tiene fe. Él conoce las promesas del Padre, Él está convencido del amor del Padre y Él sabe que siempre se puede confiar en el Padre.

Entre más tiempo pasemos en oración, comunicándonos con el Padre por medio del Espíritu Santo, nuestra fe será más fuerte. ¿Por qué? Porque no es en nuestra fe en la que estamos confiando – ¡es en la fe de Dios!


Keys to true joy

Velen y oren, para que puedan afrontar la prueba; pues el espíritu está bien dispuesto, pero la carne es débil. (Mateo 26:41)

Por tanto les pido: Caminen según el Espíritu y no se dejen arrastrar por las pasiones desordenadas. Porque estos apetitos actúan contra el Espíritu y el Espíritu contra ellos. Ambos combaten entre sí, y por eso ustedes no pueden realizar sus buenos deseos. (Gálatas 5:16-17)

Entristécete cuando tu humanidad  lucha con el Espíritu Santo, porque nuevamente mueres a ti mismo. Es una lucha constante el permitir que el Espíritu se imponga a la carne, y con frecuencia es agónica. Anda, llora, quéjate con Dios y siente el dolor de abandonar ese hábito pecaminoso. Porque “Dichosos los afligidos porque Dios los consolará” (Mateo 5:4). Pero no estés triste por mucho tiempo, para que no estés encerrado en ti mismo y permanezcas así ante los demás. Mantén tus quejas limitadas al oído de Dios. No busques compasión con los demás. Busca ánimo entre aquellos que ya han pasado antes por lo mismo, y sigue adelante. Tus pecados murieron en la cruz. ¡Ahora sal del sepulcro y vive en resurrección!


Keys to true joy

Les he dicho todo esto para que participen de mi alegría, y su alegría sea completa. Mi mandamiento es éste: Ámense los unos a los otros, como yo los he amado. Nadie tiene amor más grande que quien da la vida por sus amigos. (Juan 15:11-13)

C.S. Lewis dijo: “Amar de manera absoluta es ser vulnerable. Ama cualquier cosa y tu corazón con certeza se estrujará y probablemente se quebrará. Si quieres estar seguro de mantenerlo intacto, no le deberías entregar tu corazón a nadie, ni siquiera a un animal. Envuélvelo con cuidado con aficiones y pequeños lujos; evita los enredos; enciérralo en la seguridad de tu ataúd o urna de tu egoísmo. Pero en ese ataúd – seguro, oscuro, inmóvil, sin aire – cambiará. Se volverá inquebrantable, impenetrable, irreparable… El único lugar fuera del cielo donde te sentirás a salvo de los peligros y perturbaciones del amor, es en el infierno.”


Keys to true joy

Estén siempre alegres. Oren en todo momento. Den gracias por todo, pues esta es la voluntad de Dios con respecto a ustedes como cristianos. (1Tesalonicenses 5:16-18)

Toma un Voto de Pobreza en la Oración. En otras palabras, ora constantemente, permanece en comunicación con Dios en todo momento. Esto se logra al hacerlo todo por Él, en Él y mediante Él. Ofrece tu trabajo, tus luchas, tus sufrimientos, tu esparcimiento, el tiempo que pasas con los demás, etc. a Él, para que aún cuando no estés empleando las palabras te mantengas conectado con Dios. Además de esto, ora diariamente, busca tiempo en tu apretada agenda para estar con Dios y dale toda tu atención. Este tiempo diario de oración tiene que ser un sacrificio. Cuando se vuelve fácil, agrega o cambia tu tiempo de oración para que se dificulte y sea por lo tanto un sacrificio de devoción a tu Señor.


Keys to true joy

Con la lengua bendecimos al Señor y Padre y con ella maldecimos a los hombres, hechos a semejanza de Dios. De la misma boca salen bendición y maldición. No debe ser así, hermanos míos. (Santiago 3:9-10)

Toma un voto de Silencio en la Conversación. Sabiendo que nuestra lengua puede ser la fuente más grande de pecado, abstente de murmurar, calumniar, de decir malas palabras, tirar abajo, maldecir y dar consejo donde no lo quieren. Ora antes de hablar. Pide ayuda deseando hablar únicamente lo que Dios quiere que tú digas. Cuando sientas la necesidad de decir algo que Dios te está diciendo que NO digas, recuerda tu Voto de Silencio y mantén la boca cerrada. Cuando identifiques un área en tu vida donde te cuesta controlar tu lengua o que te vuelves muy parlanchín, has el sacrificio de las palabras mediante el Voto del Silencio ante Dios, permitiéndole a Él que te prohíba hablar de ese asunto a cualquiera (excepto en la orientación psicopedagógica o dirección espiritual o cuando se alaba a Dios, por lo que está haciendo sobre esta situación). Ofrece este sacrificio como una oración para la sanación de este aspecto de tu persona.


Keys to true joy

Nadie puede servir a dos amos; porque odiará a uno y amará al otro, o será fiel a uno y al otro no le hará caso. Ustedes no pueden servir a Dios y al dinero. (Mateo 6:24)

Imita a los Santos en su deseo por mortificarse: mortifica tus ataduras con este mundo. Sacrifica lo que es difícil dejar ir, por el bien de tu amor por Dios y de Su amor por ti. ¿A qué estás atado? Trata de llevar tu reloj en la otra muñeca y nota lo encariñado que estás con las rutinas familiares. ¿Y con qué deseos te encuentras atado? ¿Con qué adicciones? ¿Qué malos hábitos? ¿Qué posesiones? ¿Qué gente? ¿Qué metas? ¿Qué palabras de sabiduría? Santa Teresa de Ávila escribió:

Si no nos preocupamos en lo absoluto por las cosas creadas y solo abrazamos al Creador, Su Majestad va a infundir las virtudes en nosotros de una manera gradual, no tendremos que luchar por mucho tiempo, porque el Señor nos defenderá del demonio y también de todo el mundo…Cuando estamos atados a algo tenemos que alejar nuestros pensamientos de ello y fijarlos en Dios. Su Majestad nos va a ayudar a hacer eso.

Y:

Yo les aseguro que el alma y la pobreza de espíritu, compensan, con gusto, cualquier consuelo que el cuerpo pueda ganar.

Y:

A menos que tengamos mucho cuidado y que cada uno de nosotros haga lo propio, que es, renunciar a su propia voluntad, muchas cosas nos privarán de la santa libertad de espíritu que nuestras almas buscan con el afán de elevarse hacia su Hacedor, impedidas por el peso del plomo mundano…Es aquí donde la verdadera humildad penetra, a causa de esta virtud y por desapego a sí mismo, pienso yo, que siempre van juntos.

© 1998 por Terry A. Modica

PDF GRATUITAUsted puede imprimir esta página para su uso personal.

Para su uso en parroquias, retiros u otros ministerios, por favor encárguelo en publicación profesional a Catholic Digital Resources. ¡Gracias!
Para obtener el documento con Licencia Individual, por favor envíe este acuerdo del contrato de derecho de autor:
Su nombre completo (Nombre y Apellido):
Su direcci ón de correo electrónico:
Marque este casillero para informar que esto es para uso personal únicamente
     y que no lo subirá a internet o lo copiará para su distribución a terceros .

Después que su solicitud sea revisada, recibirá una copia por correo electrónico dentro de las 48 hrs. La información incompleta anula este contrato.
donarGood News Ministries provee a individuos, sin costo alguno, material para la edificación de la fe en las páginas gnm.org y wordbytes.org, aunque las donaciones son las que mantienen a este ministerio funcionando y creciendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2019
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries gnm.org

Good News Ministries de Tampa Bay es un ministerio católico de formación de la fe adulta y evangelización en la Diócesis de St. Petersburg en Florida. Ofrecemos eventos en idioma inglés tales como seminarios, retiros, cursos y misiones parroquiales y las traducimos al castellano cuando es posible. Nuestros oradores para la educación católica de adultos se especializan en la enseñanza de documentos de la Iglesia, estudios bíblicos, la Vocación al Matrimonio y la oración. Nuestros servicios incluyen las Reflexiones de las Buenas Nuevas diarias sobre las lecturas de la Misa Católica, artículos online ("PalabrasVivas") sobre la Fe Católica y mucho más. Como una organización caritativa sin fines de lucro, GNM no cobra ninguna tarifa pero acepta donaciones para continuar su ministerio. Catholic Digital Resources es una compañía editora de Terry Modica donde todo lo que es gratis para el uso individual en este sitio, puede estar disponible para distribución pública; el sitio está en inglés pero todo lo que está a la venta, está o puede estar disponible en castellano. Good News Ministries de Tampa Bay, Inc., es una agencia de oportunidades igualitaria, nunca discriminamos en base a edad, etnia, género, nacionalidad, discapacidad, raza, talla, religión, orientación sexual o entorno socioeconómico, más allá de lo que permite la ley.