Buscar
faith-buildersSi DONAS AHORA, harás que nuestra misión crezca de muchas formas más.
U$39,884 han sido donados por 267 campeones de la fe.
73% de $55,000 para   la misión

Cómo la esperanza puede
cambiar al mundo

Lo que el mundo de hoy más necesita para convertirse a Cristo, para desarrollar el deseo de arrepentirse del relativismo moral, egocentrismo y del rechazo de la fe verdadera, es un testigo que hable el lenguaje de la esperanza. El mundo necesita cristianos que puedan ver y practicar la santidad como un estilo de vida muy deseable.

¿Quién viene primero a tu mente cuando piensas en un gran Santo? ¿Es San Francisco de Asís, San Pío de Pietrelcina y otros que recibieron los estigmas – las heridas de Cristo? ¿O, tal vez, Santa Teresa de Calcuta, San Juan de la Cruz y otros que sufrieron la Noche Oscura del Alma?

San Esteban brillando en santidad¿Qué tal San Esteban, del Libro de los Hechos de los Apóstoles, que literalmente brilló con Cristo? ¿O Santa Catalina de Alejandría, cuyo rostro brilló con la gracia divina? ¿O San Estanislao de Polonia cuyo rostro brillaba cuando hablaba con Dios?

El mundo de hoy necesita esperanza. Por lo tanto, deberíamos estar mostrándole que la santidad es una gracia que brilla, no los estigmas. Aunque es de mucho valor unirnos a los sufrimientos de Cristo (y es, realmente, parte del llamado de todo cristiano) no es esto lo que atrae a los demás hacia Cristo. Y no es la única prueba de santidad. Ni siquiera debería ser la meta de la santidad, ni deberíamos enfocar nuestra fascinación en los místicos que han tenido, o todavía tienen, los estigmas.

El mundo necesita ver la santidad como gozo, como don. Nosotros los cristianos deberíamos sonreír como resultado de nuestra fe y, las pinturas de Jesús que cuelgan en nuestros hogares e iglesias, deberían incluir su sonrisa amorosa y su risa sincera, por lo menos con la misma frecuencia con que muestran su lado serio y sufriente.

Nosotros los cristianos, porque el mundo nos mira, necesitamos comprender que la obediencia a Dios es libertad, no legalismo. Debemos ser ejemplos de una libertad que es mayor que las libertades que nos concedemos nosotros mismos y que el relativismo moral. Necesitamos vivir como personas que han sido liberadas por Cristo para ser quienes el Padre nos llama a ser, en lugar de dar la impresión de ser marionetas limitadas, refrenadas y mediocres de una Iglesia llena de leyes y reglas.

arte de Nancy Lee Moran

Esta es mi imagen favorita de Jesús, de la artista Nancy Lee Moran.

Necesitamos mostrar al mundo que santidad significa serenidad, no severidad. Una relación con Cristo verdadera y santa es aquella que nos llena de serenidad porque hemos confiado todo a Dios. Es un estilo de vida en que sentimos la paz y el consuelo de Cristo, incluso en medio de las pruebas y adversidades.

No deberíamos ser un pueblo mortificado, dándonos latigazos con las cadenas mentales de la autoflagelación, golpeándonos por nuestros pecados (“por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa”). Aunque reconocer nuestros pecados y expiarlos por medio de la oración es algo santo, es sólo el primer paso hacia una mayor santidad. Es más importante enfocarse en la reconciliación con Dios que en nuestras penosas faltas y en la misericordia de Dios que responde a nuestro arrepentimiento humilde con dones de gracias y con danzas y gozo, que nos levanta sobre las alas de águilas y que nos da más de lo que podemos pedir o imaginar.

¡Esta es la fe que puede cambiar al mundo! ¿Necesita arrepentirse el mundo? ¡Sí, por supuesto! ¿Necesita castigos y reprimendas de un Cristo vengador? Sí, claro, pero eso no es lo que Cristo elige hacer. “He venido, no a condenar al mundo, sino a salvarlo” (Juan 3, 17). Tú y yo somos su presencia en la tierra, sus manos alcanzando a los demás, sus pies yendo a buscar a las personas que necesitan conversión y su voz llamando a aquellos que están perdidos en las mentiras y pecados del mundo, su voz compasiva invitándoles a la fe tan atractiva.

Sólo una fe atractiva puede atraer a otros a Cristo. Sólo el gozo, que es fruto de la vida en el Espíritu Santo (ver Gálatas 5, 22) puede, exitosamente, invitar a otros a saborear y ver la bondad de Dios. Sólo el maravilloso milagro del pan y el vino convirtiéndose en Cristo mismo en la Eucaristía, puede alimentar la santidad que deseamos que el mundo tenga – y esto sucede, únicamente, cuando estamos plenamente vivos en la gloria de Dios que nos es dada en la Eucaristía.

¿Cómo elegirás vivir este día? ¡Que todos nos convirtamos en testigos cada vez mejores de cómo es, en realidad, la santidad!

© 2013 por Terry A. Modica


Por favor, comparte esta página con otros; utiliza los Íconos para compartir al tope de esta página.
Propiedad de Good News Ministries. Impreso para usuario único, uso personal exclusivo. Se requiere permiso para su distribución. Impreso de: http://www.gnm-es.org/crecimiento-espiritual/esperanza-que-cambia-al-mundo/

Comentarios:

Anónimo dijo: “Estoy tan de acuerdo contigo en que es el gozo lo que atrae a las personas a degustar y ver la bondad de Dios. Con frecuencia siento un retroceso debido a las heridas que me causa alguien que me es muy querido. No obstante, hago lo mejor para dejar la situación en las amorosas manos del Señor y CREER que todas las cosas son para nuestro bien. Esto me ayuda a enfrentar el mundo con una sonrisa. Querida Terry, gracias y que Dios te bendiga abundantemente por tus Reflexiones inspiradas en Dios, que recibo regularmente y que con frecuencia comparto con mis amigos por correo electrónico.”

Terry respondió: “Estoy de acuerdo — dejar la situación en las manos del Señor es, a veces, la ÚNICA cosa que podemos hacer y es entonces cuando la única ayuda que podemos ofrecer es orar por ellos. Demostramos que nos sobreponemos al dolor que otros nos inflinjen con la sonrisa que tú mencionas. ¡Y qué santo es eso!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2019
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries gnm.org

Good News Ministries de Tampa Bay es un ministerio católico de formación de la fe adulta y evangelización en la Diócesis de St. Petersburg en Florida. Ofrecemos eventos en idioma inglés tales como seminarios, retiros, cursos y misiones parroquiales y las traducimos al castellano cuando es posible. Nuestros oradores para la educación católica de adultos se especializan en la enseñanza de documentos de la Iglesia, estudios bíblicos, la Vocación al Matrimonio y la oración. Nuestros servicios incluyen las Reflexiones de las Buenas Nuevas diarias sobre las lecturas de la Misa Católica, artículos online ("PalabrasVivas") sobre la Fe Católica y mucho más. Como una organización caritativa sin fines de lucro, GNM no cobra ninguna tarifa pero acepta donaciones para continuar su ministerio. Catholic Digital Resources es una compañía editora de Terry Modica donde todo lo que es gratis para el uso individual en este sitio, puede estar disponible para distribución pública; el sitio está en inglés pero todo lo que está a la venta, está o puede estar disponible en castellano. Good News Ministries de Tampa Bay, Inc., es una agencia de oportunidades igualitaria, nunca discriminamos en base a edad, etnia, género, nacionalidad, discapacidad, raza, talla, religión, orientación sexual o entorno socioeconómico, más allá de lo que permite la ley.