Buscar
faith-buildersSi DONAS AHORA, harás que nuestra misión crezca de muchas formas más.
U$39,884 han sido donados por 267 campeones de la fe.
73% de $55,000 para   la misión

Carta para Alguien que Está de Duelo

A quien está sufriendo

A ti que estás sufriendo:

Las condolencias que la gente suele dar cuando alguien fallece son inútiles. Mi simpatía para ti por la pérdida de tu ser querido.

Digo simpatía, porque al pensar en la muerte sí, es triste para los que se quedan, pero también es gozo para aquellos que están unidos a Jesús. Aferrarnos a esa imagen, mientras lloramos, es muy importante. Hay un lugar especial en el cielo, como sabes, para todos nosotros que conocemos el amor de Dios. A veces nos preocupamos, sin embargo, porque pareciera que alguien no ha conocido a Dios lo suficiente ~ pero no podemos confiar en nuestra percepción. Sólo Dios sabe dónde están nuestros corazones cuando morimos. No debemos asumir que sabemos el destino que Dios tiene para cada persona, ni por qué sus vidas son diferentes de las nuestras. Sinceramente creo que hay algunas personas que viven conociendo el amor de Dios y que hay algunos que no se abren a él hasta el momento de la muerte y, saber que nuestro Dios es un Dios de MISERICORDIA, es más impresionante de lo que puedo decir.

Pero, así como es gozosa la muerte para el que falleció, para nosotros es triste. Verter esas lágrimas es muy importante, Dios no podría tomarlas de otra manera. Cada lágrima que rueda por nuestra mejilla es para esa persona, sanación para ti y un proceso del cual nadie puede escapar. Llorar la muerte de alguien que amas es lo que Dios desea que hagamos todos. ¿Cómo podríamos amar como Dios ama si no lloráramos por aquellos que se han marchado para estar con nuestro Padre?

Así que, sí, me duele el corazón por tu pérdida, pero también siento alegría y paz, porque sabemos que es lo que Dios quería para esta persona que amas. Ora por él y recuerda todos los momentos maravillosos que pasaste compartiendo y hablando con él. Eso es lo que él quiere de ti ~ y sí, llora por él porque lo amas.

Al mismo tiempo, recuerda que la muerte no es un mal que hay que evitar; más bien, es el paso a la otra vida. En muchos sentidos, la muerte es como el nacimiento; ambos son procesos naturales rodeados de misterio y ambos resultan en una vida en una nueva dimensión. Dios guía toda nuestra vida. Él guía la muerte de esta vida y también guía el paso a la otra vida.

Cree en la presencia de Dios y el amor que Él tiene para ti y tu familia. Los últimos años han sido difíciles para ti. Dios ciertamente tiene un plan. Él no te los habría dado si supiera que no podías manejarlo. Él quiere que seas fuerte y que lo ames y que ayudes a otros a entender ese amor ~ tanto a través de las muertes que has experimentado como a través de tu vida. Entrégate a los demás, tú amas a nuestro Señor.

Es a través de todo nuestro dolor que aprendemos a crecer y a ser lo que Dios pretende que seamos. Es a través de todo el dolor que podemos ver la PRESENCIA REAL DE JESÚS. Cuando  sientas el sufrimiento, ofréceselo a Jesús como un sacrificio por alguien que necesita conversión o sanación y Él tomará tu dolor. Cuando el dolor sea demasiado difícil de soportar, mira a Jesús caminando hacia el Calvario por TI y tu carga será alivianada. Así como te ves sufriendo, mira a Jesús colgado en la cruz por ti y tu dolor se convertirá en el dolor que sintió Jesús por el amor a cada uno de nosotros. Recuerda cuánto te ama y recuerda sentir  ~ SENTIR, lo que estás sintiendo y compartirlo con los demás.

Mi oración por ti el día de hoy es que el Señor te manifieste Su misericordia en tu tiempo de sufrimiento y, para tu ser querido que ha muerto, que Dios esté con él ahora, sosteniéndolo y diciéndole: “¡Bienvenido, hijo mío, tu muerte es una victoria!” Mi oración por ti es que sonrías con una sonrisa de confianza en medio de la tristeza ~ confianza en que el Señor también te sostendrá en sus brazos y te mecerá en Su dulzura. Pido que el Señor te permita disfrutar de su paz y consuelo. ¡Dios te bendiga!

© 1999 por Rosie Bridges


Por favor, comparte esta página con otros; utiliza los Íconos para compartir al tope de esta página.
Propiedad de Good News Ministries. Impreso para usuario único, uso personal exclusivo. Se requiere permiso para su distribución. Impreso de: http://www.gnm-es.org/duelo/carta/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2019
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries gnm.org

Good News Ministries de Tampa Bay es un ministerio católico de formación de la fe adulta y evangelización en la Diócesis de St. Petersburg en Florida. Ofrecemos eventos en idioma inglés tales como seminarios, retiros, cursos y misiones parroquiales y las traducimos al castellano cuando es posible. Nuestros oradores para la educación católica de adultos se especializan en la enseñanza de documentos de la Iglesia, estudios bíblicos, la Vocación al Matrimonio y la oración. Nuestros servicios incluyen las Reflexiones de las Buenas Nuevas diarias sobre las lecturas de la Misa Católica, artículos online ("PalabrasVivas") sobre la Fe Católica y mucho más. Como una organización caritativa sin fines de lucro, GNM no cobra ninguna tarifa pero acepta donaciones para continuar su ministerio. Catholic Digital Resources es una compañía editora de Terry Modica donde todo lo que es gratis para el uso individual en este sitio, puede estar disponible para distribución pública; el sitio está en inglés pero todo lo que está a la venta, está o puede estar disponible en castellano. Good News Ministries de Tampa Bay, Inc., es una agencia de oportunidades igualitaria, nunca discriminamos en base a edad, etnia, género, nacionalidad, discapacidad, raza, talla, religión, orientación sexual o entorno socioeconómico, más allá de lo que permite la ley.