Buscar
faith-buildersSi DONAS AHORA, harás que nuestra misión crezca de muchas formas más.
U$39,884 han sido donados por 267 campeones de la fe.
73% de $55,000 para   la misión

Experiencias con la
Comunión de los Santos:

Milagros cuando un ser querido fallece

Las siguientes son historias verdaderas. Son testimonios de personas reales que han experimentado milagrosas muestras de amor después que un ser querido se ha ido a casa con Jesús.


Cuando mi suegro tuvo una osteotomía por su cáncer, no podía aceptar que sus propios hijos lo cuidaran y lo vieran en ese estado de debilidad. Sus hijas trataron de cuidarlo, pero literalmente él se les fue de la casa.

Él y yo teníamos una relación especial. Compartíamos el amor de Jesús y la Sagrada  Familia. Pude convencerlo de venir y quedarse con nosotros, prometiendo que su hijo no lo vería en ese estado. Lo cuidamos por seis meses hasta que pasó de este mundo a la vida.

Comunión con los santos

Yo siempre rezaba el Rosario con él y le leía las escrituras, le ponía música Cristiana y antes de morir, repasamos el libro Sanando a los Moribundos de los Hermanos Lynn. Fue un tiempo muy bendecido en mi vida.

Una noche, mientras yo estaba sentada al lado de su cama, sentí que el Señor me hablaba al corazón y dijo: “He guardado la mejor parte para tus ojos solamente”. En ese momento, no entendí, pero la tarde que mi suegro murió, yo era la única persona presente. Mi esposo Joe había ido a la farmacia a comprar más medicina para su padre y mi suegra estaba dormida en el sofá.

Oí a mi suegro hacer un sonido extraño y fui a la habitación a verlo. Él tenía un dolor muy intenso y fui a buscar su inyección de morfina. Lo inyecté y noté que miraba más allá por encima de mi cabeza. Sentí la presencia del amor. Lo miré y supe que estaba en comunión con Jesús. Vi que su cara se cambiaba de tormento a paz, de viejo a joven, en un instante. Me acuerdo que le dije: “Está bien, vete con Jesús”.

El cuarto se llenó de una luz brillante y un calor indescriptible. Él me sonrió. Entonces la cama se movió un poco y partió. El cuarto inmediatamente se llenó de una fragancia de rosas, que permaneció en esa habitación por tres días.

Yo perdí a mi padre de cáncer en 1993. Su muerte fue muy triste. Él había pasado toda su vida molesto con el Señor y celoso de la relación que mi madre tenía con Jesús. Oré por mi padre todo el tiempo; y mi mamá y yo oramos por él antes que muriera.

A un poco menos de un año después, mi madre murió de cáncer también. Yo no pude estar con ella cuando murió, pero mi hermana y hermano estaban allí. Me describieron cómo ella había estado hablando con alguien y que su cara cambió frente a ellos llenándose de mucha paz, como la de un niño. Después el cuarto se llenó de fragancia de rosas. (Ella rezaba el Rosario diariamente, leía las escrituras y dedicaba su vida al amor de Dios.)

No veo la hora de verlos en el cielo y sé que están orando por mí y disfrutando de la presencia del Rey de Reyes.

~ Pat


Yo le dije a mi papá que estaba bien que partiera si su tiempo había llegado. Lo extrañaríamos, pero sabíamos que Dios tenía un sitio especial para él.

Más tarde, mis tres hermanas, mamá y yo estábamos en el embarcadero, en casa de mi madre, charlando y pasando el día con él. Él se había debilitado rápidamente. Al día siguiente murió sentado en su silla de ruedas en el pórtico, mientras tomaba un descanso (más o menos a las 6 p.m.)

Qué consuelo nos dio Dios.

También perdimos a nuestro hijo menor en septiembre del 2000, cuando tenía 20 años. La mañana del funeral, llovió. Nos quedamos acostados, sabiendo que no teníamos la fuerza suficiente para pasar por eso. Nuestra familia vino y oró con nosotros, hasta que nos pudimos poner de pie.

Poco antes de salir, nos llamaron al patio de atrás. En el cielo se veía un fantástico arco iris. El arco iris era como un mensaje que decía: “No los he abandonado y estaré contigo y con Matt.”

La fuerza del Señor estuvo con nosotros y nos sostuvo en la palma de su mano. Dios es bueno y todos los ángeles de la familia y amigos vinieron y nos animaron y todavía lo siguen haciendo.

~ Paul


Yo le pedí al Padre Joe que recordara a mi padre en la Misa, quien había fallecido hacía 19 años. Nunca había orado por él antes, pero por alguna razón me sentí obligada a hacer esto. Cuando el Padre Joe dijo su nombre, el sentimiento más maravilloso me invadió. Por no encontrar palabras apropiadas sólo diré que me estremecí. Supe que, en ese mismo momento, mi padre estaba entrando en el paraíso. Sólo deseé haberlo hecho antes, pero todo sucede en el tiempo de Dios.

 ~ Nani


Perdimos a nuestro hijo menor, Shane, a la edad de 24 años. El atardecer que Shane falleció, por supuesto que no dormimos. Mi querida hermana y su esposo vinieron a quedarse con nosotros.

Yo oré silenciosamente a Nuestro Padre del Cielo para que me diera una señal de que Shane estaba contento y con Él. A la mañana siguiente, cuando amanecía, mi cuñado salió al balcón y nos llamó para que saliéramos. Ahí, en la quebrada congelada que pasa por atrás de la casa, había un corazón de gran tamaño, perfectamente marcado y derretido a través del hielo y la nieve. El corazón medía aproximadamente 6 pies de ancho y 7 pies de largo. Esa era mi señal, nuestra señal. Tomamos varias fotos de este maravilloso corazón, igual que nuestros vecinos, quienes nunca habían visto nada así antes.

Desde entonces, sólo he tenido lo que llamo, conexiones del alma entre mi hijo y yo. No tengo ninguna duda en mi mente. Nuestro Padre Celestial, permitió que mi hijo viniera en mis sueños, pero no era un sueño; era tan real, como saber que estoy sentada aquí, escribiendo esto.

He sentido su presencia conmigo ciertas veces. He sentido la presencia de mis padres y mi amada abuela, poco tiempo después de que partieron.

Rezo todos los días por mis seres queridos que han partido antes que yo y sé de corazón que cuando sea mi turno los veré otra vez. Qué amoroso es nuestro Padre Celestial que nos da esas señales y permite al alma de mi hijo reconectarse conmigo. Cada vez que miro esas escenas, me recuerda cuánto nos ama Dios y cómo Él ayudó al corazón de una madre desconsolada a continuar, algo que aún sigue haciendo.

Yo no necesito, ni quiero psíquicos, mediums, etc. Yo tengo a mi Padre Celestial, en quien confío completamente y me encanta buscarlo. Y a través de la Comunión de los Santos, he experimentado el amor de aquellos que se me han adelantado, en particular mi hijo. ¡Qué bueno es nuestro Padre amoroso! Pasaré toda la eternidad dándole gracias por tantas cosas, pero especialmente por su amor y por las veces que he tenido reconexiones con mi familia y mi hijo.

~ Sandra


Mi padre murió hace 11 años y cuando murió, yo no sabía cómo estaba su estado espiritual. Me preocupaba que él hubiera salido de la red protectora que Nuestro Señor nos provee, a pesar que yo había estado con él cuando murió y rezaba tan intensamente como sabía en ese entonces.

Tres días después de su muerte, mientras manejaba a la entrada del pueblo, de repente el sol atravesó las nubes de una manera singularmente espectacular y de una forma poco común, mandando rayos de luz desde el Cielo. Yo tuve la sensación especial de que estaba recibiendo un mensaje de Dios, asegurándome que mi padre estaba bien y en las manos de Nuestro Padre. En ese momento, me llené de paz por primera vez desde la muerte de mi padre y esa paz se quedó conmigo por un largo tiempo.

~ Kathleen


Mi más amorosa y fiel madre, murió sola en la cama de un hospital en 1962. Mi padre, hermanas y hermano habían regresado a casa una hora antes. A mí no me dejaron entrar al hospital durante esa semana, sus últimos días en la tierra, porque había una regla en ese entonces, que los niños de cierta edad no eran permitidos en la visita. Yo tenía 12 años.

Como mis hermanos y yo (diez en total) quedamos devastados por el hecho que nuestra madre había muerto sola, nos comprometimos para que nuestro padre no tuviera la misma experiencia. Cuando le llegó su tiempo, 31 años más tarde, nosotros, sus hijos, manteníamos vigilia día y noche con “Pop”.

Hijo de inmigrantes polacos, Pop había sido muy fuerte, muy espiritual, muy trabajador y muy generoso. Trabajó en las minas de carbón en el noreste de Pensilvania. Él volvía a casa sucio, frío y cansado todos los días, pero muy orgulloso de poder trabajar y proveer a su familia.

En sus últimos días, le sintonizábamos su TV en EWTN, porque disfrutaba escuchando el Santo Rosario (especialmente el que tenía el Credo dirigido por “la niñita azul”, como él le decía a la joven con el hábito que sobresalía en el grupo). Él tenía su Rosario en la cama.  (También disfrutaba del programa de polka local en TV. En su tiempo había sido un buen bailarín; en efecto, él y su querida, nuestra madre, se conocieron en un baile de polka en nuestra Iglesia. ¡Así empezó la historia de amor más maravillosa que yo haya conocido!)

Los riñones de Pop empeoraron en las semanas anteriores a su muerte. Él nos suplicaba, ” no más doctores, no más hospitales.” Nosotros cumplimos su deseo, y, mientras él estuvo en su casa antes, durante y después de la Navidad de 1993, siempre hubo cuatro o más de sus hijos a su lado, día y noche.

Yo estaba en mi casa la mañana que mi papá nos dejó. Me acuerdo estar recostada en el sofá tratando de dormir. (Yo vivía en la siguiente casa, en un duplex, cerca del caserío donde nuestros padres amorosos y llenos de fe habían construido una casa maravillosa para nosotros.) Me acuerdo cómo Papi decía que los seres queridos venían por ti, cuando estábamos listos para dejar la tierra. Yo empecé a rezarle a mamá. Le pedía el favor de decirle a Papi que estaba bien si nos dejaba ahora; había sido un Papi maravilloso; cuidando su “camada” todos esos años, después que ella había partido hacia el Señor. Yo le pedía que por favor viniera por él, que ya había sufrido suficiente.

A las 6 de esa mañana nevada de enero (el día siguiente a su cumpleaños 86), un poco después de haberle rezado fervientemente a Mamá, nuestro Padre/Pop-Pop, regresó al Padre Celestial – y a una eternidad de un merecido descanso al lado de su amada Sophie. Yo sentí el gozo de los ángeles esa mañana. ¡Me imagino que ese par de enamorados seguramente estarían “bailando” juntos otra vez!

~ Vicki



Por favor, comparte esta página con otros; utiliza los Íconos para compartir al tope de esta página.
Propiedad de Good News Ministries. Impreso para usuario único, uso personal exclusivo. Se requiere permiso para su distribución. Impreso de: http://www.gnm-es.org/duelo/comunion-de-santos/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2019
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries gnm.org

Good News Ministries de Tampa Bay es un ministerio católico de formación de la fe adulta y evangelización en la Diócesis de St. Petersburg en Florida. Ofrecemos eventos en idioma inglés tales como seminarios, retiros, cursos y misiones parroquiales y las traducimos al castellano cuando es posible. Nuestros oradores para la educación católica de adultos se especializan en la enseñanza de documentos de la Iglesia, estudios bíblicos, la Vocación al Matrimonio y la oración. Nuestros servicios incluyen las Reflexiones de las Buenas Nuevas diarias sobre las lecturas de la Misa Católica, artículos online ("PalabrasVivas") sobre la Fe Católica y mucho más. Como una organización caritativa sin fines de lucro, GNM no cobra ninguna tarifa pero acepta donaciones para continuar su ministerio. Catholic Digital Resources es una compañía editora de Terry Modica donde todo lo que es gratis para el uso individual en este sitio, puede estar disponible para distribución pública; el sitio está en inglés pero todo lo que está a la venta, está o puede estar disponible en castellano. Good News Ministries de Tampa Bay, Inc., es una agencia de oportunidades igualitaria, nunca discriminamos en base a edad, etnia, género, nacionalidad, discapacidad, raza, talla, religión, orientación sexual o entorno socioeconómico, más allá de lo que permite la ley.