Buscar

Experiencias con la
Comunión de los Santos:

Después que un niño pequeño o no nacido muere

Las siguientes son historias reales. Son testimonios de personas verdaderas que han sentido el dolor de tener un niño que no pudo nacer o que no vivió por mucho tiempo.


Tuve una pérdida en noviembre del 2000. Después de pasar varias horas en la sala de emergencias del hospital, me confirmaron que había perdido a mi bebé de 8 semanas y fui enviada a casa con la triste noticia.

Esa noche, mi esposo se fue a la cama antes que yo y cuando entró a la habitación, vio grabado en la escarcha de la ventana del fondo, una silueta perfecta de la Virgen María con el niño. ¡La ventana estaba toda congelada, excepto la imagen! Permaneció ahí por varias horas. Cuando me levanté en la noche, miré hacia la ventana y todavía estaba ahí. No había ninguna razón natural para que toda la ventana tuviera escarcha a excepción del lugar donde estaba la silueta.

Esperanza del niño Jesus

Nuestro amado Señor y su Bendita Madre nos dieron un regalo. Sentí que era su manera de decir: “Tu bebé está con nosotros y lo vamos a cuidar.” Aunque no había manera de conocer el sexo del bebé, tenía el fuerte presentimiento que era una niña. Le dimos el nombre de Faith (Fe).

Esta fue una experiencia asombrosa para mí y me trae consuelo cuando pienso en ella.

Ya había experimentado una señal cuando perdimos a nuestro hijo Zacarías (fue nuestra primera pérdida). Fue a las 24 semanas de gestación. Me tuvieron que inducir el parto para dar a luz y lo hice a las 3 am de la siguiente mañana.

Me habían dado unos medicamentos durante el proceso, que me ayudaron a dormir después del parto. Cuando desperté, vi el sol saliendo por el horizonte desde mi ventana. Nosotros vivíamos en Idaho, que es muy llano. Era una vista muy bella. Justo en ese momento, me llené de paz. A pesar de la tristeza y lo difícil del trauma por haber perdido a nuestro hijo y haber dado a luz a este bello bebé que estaba “dormido”, siento que el Señor me dio este amanecer para traerme paz.

~ Tina


He perdido varios bebés durante el embarazo. Los primeros fueron gemelos a las 20 semanas de gestación, Tyler y Timothy. Fue una experiencia horrible y me tomó mucho tiempo lidiar con mi pena.

Nacieron muertos el 12 de septiembre y cada domingo entraba a la iglesia enojada con Dios. Lloraba durante la mayor parte de la Misa. Le decía a Jesús que sólo estaba allí para estar con mis hijos durante la Eucaristía y que ¡Él no debía confundir esto con mi perdón por lo que me había hecho! (¿¡No es maravilloso cómo perdona nuestro Señor nuestras faltas humanas!?)

Esa Nochebuena, durante la Misa de Medianoche, estábamos de pie por el canto de entrada, Venid, Adorémosle y yo, por supuesto, estaba llorando. A mitad del canto, escuché de repente una voz en mi cabeza que decía que no tenía que estar de duelo por mis hijos, porque así era como ellos estaban celebrando la Navidad. Entonces tuve una imagen mental (¡no confundir con una visión!) de una multitud en el Cielo alrededor de la VERDADERA escena de la Natividad, cantando y alabando.

Fue algo tan bello y maravilloso, como nunca hubiera podido imaginar. Es muy difícil ponerlo en palabras para que cualquiera lo pueda apreciar.

En ese entonces, no me produjo paz, pues yo estaba muy lejos de ahí con mi duelo. ¡Así que por supuesto empecé a abrir más mis ojos! (Mi pobre esposo, estaba muy desconcertado sobre qué hacer en ese momento). Pero pensé en esto a menudo y con el tiempo, empecé a sanar. Definitivamente fue una verdadera comunión con los Santos.

~ Debbie


Yo perdí a mi niño de cuatro años a causa de la leucemia. Mi duelo se complicó con un embarazo. Estaba embarazada de un bebé cuando supe que Jimmy tenía leucemia. Y estaba embarazada de otro niño cuando murió mi Pequeño Santo Jimmy.

Yo estaba devastada y entré en crisis. Pero nunca me amargué por la gracia de Dios. Hay algunas cosas que hice, como querer poner un plato adicional en la mesa para la cena,  lo cual era una manera de negar lo que había pasado.

cuando muere un niño

Al tiempo tuve un sueño donde se me indicaba que él estaba con Jesús. Pero fue nuestra maravillosa Madre Bendita que me enseñó que ella también había perdido a su Hijo. Esta fue la única cosa que le dio sentido a este escenario, pero no siempre fue así. Yo había puesto a María en la repisa después de una experiencia de conversión que tuve, no la necesitaba a ella, pensaba, pues tenía a Jesús.

Sin embargo, al pasar del tiempo, me sentía apenada porque la extrañaba mucho y no podía sentir nada por ella. Lloré y oré por años, suplicando a Dios que me la devolviera. Y Él lo hizo. Ella me había guiado de nuevo hacia su Hijo y después la ignoré. Pero Dios es taaaan bueno, Él sabe que necesitamos a nuestra Madre celestial.

~ Anne


Yo perdí a mis bebés con 10 años de diferencia. La primera vez, tuve el presentimiento que era niño. Lo llamé Gabriel Lucas. ¿Le has puesto nombre al tuyo? Realmente me ayudó, aunque algunas personas no lo entiendan, dado que la pérdida fue prematura y no se conocía su sexo. En ambas ocasiones sentí que sabía el sexo de cada uno y sus nombres solo me llegaron. El nombre de mi último bebé fue Faith. Son una vida, no importa qué tan cortas fueron sus vidas y por eso merecen reconocimiento.

~ Tina


He tenido la pena de tener tres pérdidas de embarazos. Cada una fue muy temprano, dos tan prematuras que ni siquiera me di cuenta que los tenía hasta que los perdí. Parecía ser una situación triste y cruel.

Aunque les he contado a mis dos hijos adolescentes sobre estos bebés, jamás les había dicho nada a sus hermanitos pequeños, pensando que no lo entenderían y que los alteraría, especialmente porque una de esas pérdidas era un gemelo.

Hace unos meses, mi hijo de 11 años, de la nada me dijo calmadamente, “¿Sabes que mamá? Me hubiera gustado tener un hermano gemelo. Siempre pienso que he tenido uno y me parece que es así.”

Le conté que sí había tenido un hermano gemelo, y que lo está esperando en el Cielo para reunirse con el. ¿Se alteró, se preocupó o se confundió? Para nada. ¡Estaba radiante! Los demás niños estaban todos en el auto con nosotros, y les conté de mis “otros bebés”. Su reacción fue la misma. Yo era la que tenía poca fe.

~ Grace


Existen beneficios al ponerle nombre a los bebés que nacen muertos o son el resultado de una pérdida. De mis tres hijos, fui llevada a nombrar a dos de ellos, los últimos dos — Gary Eugene y Sarah.

Con Sarah, escuché los latidos de su corazón durante un ultrasonido. Ella era muy pequeña para que el doctor me dijera cual era su sexo, pero muy dentro de mi corazón yo sabía que era una niña. Lo sé al día de hoy como lo sabía ayer. Creo que fue la forma en que el Espíritu Santo me consoló.

Darle nombres a mis niños, me permitió elevarlos a Cristo en la oración y saber que ellos están con él. A veces me pregunto cómo hubiera sido mi vida si estuvieran conmigo, pero sé que Dios tiene un plan. En mi mente, los puedo ver jugando con mi abuela y con varios de mis amigos que ya han partido.

Yo me convertí a la fe Católica Romana poco tiempo después que perdí a mi último hijo. De hecho, perdí al niño durante mis estudios para el Rito de Iniciación Cristiana para Adultos. Actualmente estoy soltera y sin hijos, pero sé que Dios tiene un plan para mí, así como que Él aceptó a mis hijos bajo su eterno amor y protección.

~ Marsha



Por favor, comparte esta página con otros; utiliza los Íconos para compartir al tope de esta página.
Propiedad de Good News Ministries. Impreso para usuario único, uso personal exclusivo. Se requiere permiso para su distribución. Impreso de: http://www.gnm-es.org/duelo/relaciones-no-nacidos/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2019
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries de la Fe Católica gnm-es.org