Buscar

Justicia en la Iglesia

El verdadero significado de justicia

justiciaJusticia y amor. Esto es lo que lo que Jesús pide en Lucas 11, 42-46. Sin esto, ¡ay de nosotros!

La justicia y el amor van de la mano. Justicia no es venganza ni es castigo. Es rectitud. El amor es el corazón de la vida cristiana; la justicia es sus manos y pies.

Justicia no es rectitud como «cualquier cosa está bien siempre que nadie salga herido». Si no está de acuerdo con las leyes de Dios, la gente resulta herida. Ni siquiera el pecado más pequeño puede ser justificado. El pecador resulta herido por su separación de Dios, incluso si él o ella no reconoce su separación. El objetivo del pecado resulta herido, por supuesto, así como todo el Cuerpo de Cristo, porque el efecto the pecado llega más lejos de lo que cualquiera de nosotros puede ver.

A veces pensamos que justicia significa represalia. Es «ojo por ojo, diente por diente», pero esta es una clase no redimida de justicia. Cuando Jesús vino a redimir al mundo, nos dio la Regla de Oro de «haz a los demás lo que te gustaría que te hagan a ti, aunque tal vez no lo hagan porque tú amas a tus enemigos y estás deseoso de caminar la milla extra por ellos.» Nos levantó de la vieja actitud de «haz a los demás lo que te hicieron a ti, jaja, ahora estamos iguales.» Justicia significa protegernos de un daño mayor sin un espíritu de venganza. Nos preocupamos por nuestros enemigos mientras nos cuidamos a nosotros mismos.

A veces pensamos que si nadie reclama su derecho dado por Dios de ser tratado con justicia, está bien no mirar las injusticias, o si no vemos un camino para resolver las injusticias, está bien no hacer nada al respecto. Por esto es que los empleados son drásticamente mal pagos según su nivel de habilidad, las mujeres son catalogadas como menos capaces que los hombres, la experiencia ganada por el trabajo y el estudio propio no son tan «buenos» como un grado formal, los insultos y las malas palabras y otros tratos abusivos son considerados como simples formas personales de tratar a los demás, etc. — ¡en la Iglesia! ¡Ay de nosotros por estas injusticias de la sociedad cuando no estamos enseñando cómo es la verdadera justicia con nuestros ejemplos!

La verdadera justicia está descripta en Romanos 2, 8. «La aflicción y el desamparo caerán sobre quien haga el mal.» Esto no es el castigo de un Dios vengador. Es un «ay de ti» cosechando lo que siembras. La ira de Dios está basada en una genuina preocupación por aquellos que están atrapados en el pecado. Él está triste por las elecciones que haces y que causan nuestra angustia auto-infligida.

El desafío por delante de nosotros es aprender qué podemos hacer con las injusticias sobre las que Dios llama nuestra atención, luego discernir cuándo y dónde y cómo hacer algo, cuidando a las víctimas y también a aquellos que están cometiendo las injusticias. Si no decimos que sí a este desafío ¡ay de nosotros!

© 2005 por Terry A. Modica


Por favor, comparte esta página con otros; utiliza los Íconos para compartir al tope de esta página.
Propiedad de Good News Ministries. Impreso para usuario único, uso personal exclusivo. Se requiere permiso para su distribución. Impreso de: http://www.gnm-es.org/lidiando-con-el-terror-y-el-mal/justicia-en-la-iglesia
¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2019
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries de la Fe Católica gnm-es.org