Buscar
faith-buildersSi DONAS AHORA, harás que nuestra misión crezca de muchas formas más.
U$39,884 han sido donados por 267 campeones de la fe.
73% de $55,000 para   la misión

¿Amable o Profético?

Reflexión basada en Lucas 11, 37-41

polite or prophetic Christianity?

Cuando nos invitan a cenar, ¿qué nos dicen las buenas costumbres? “¡Sé siempre cortés!” Utiliza palabras de cortesía, felicita al anfitrión. Imita las tradiciones de la casa para demostrar respeto y aceptación.

¿Pero qué pasa cuando nos sentimos incómodos por el comportamiento o estilo de vida no cristiano de nuestro anfitrión?

Observa cómo lo manejó Jesús en Lucas 11, 37-41. ¿Qué hizo al entrar en la casa como invitado para cenar? Evitó el rito tradicional de purificación. No es que haya cometido un error por olvido. No, era un mensaje. Jesús quería remarcar un punto muy importante.

Con sus acciones, Jesús fue un profeta para el fariseo. Un profeta es un mensajero a quien Dios envía con un mensaje divino, que invita a quienes lo escuchan a una profunda santidad. Jesús eligió pasar por alto las purificaciones antes de comer, con el objeto de enfatizar el mensaje que quería dar. Y, tan pronto como vio la reacción de su anfitrión, se lanzó inmediatamente a lo que parecía ser un juicio muy duro: “¡Estás lleno de maldad!” ¡Uff!!

Los profetas no siempre son bienvenidos. ¿No es mejor ser cortés? ¿No es mejor hacerle un cumplido al anfitrión sobre la decoración de su casa y los maravillosos aromas que salían de la cocina?

Si hay algo muy malo en la casa, esa molestia que sentimos puede ser el Espíritu Santo recordándonos una verdad relacionada con ello. Y, dado que hemos sido bautizados en la vida y cuerpo de Cristo, nuestros propios espíritus instintivamente saben que nosotros también debemos hablar como habló Jesús. Todos estamos llamados a ser profetas para dar el mensaje divino que podría beneficiar el alma de nuestro oyente.

No nos corresponde juzgar a la otra persona como reacia o incapaz de aceptar la verdad. Podríamos hacer una diferencia sorprendente, o sólo sembrar algunas semillas. Si no tratamos, Dios nos hará responsables por la maldad que nuestra cortesía permitió que continuara.

Ser Profeta en lugar de ser cortés, no quiere decir que seamos groseros. Si Jesús hubiera sido grosero, hubiera dicho: “Estúpido idiota, no te aguanto más, ¡me largo!”, en lugar de: “¡Ustedes los fariseos!” La verdad que estamos llamados a decir siempre debe estar rodeada por el amor y motivada por una verdadera preocupación. Por supuesto, sin importar qué tan suave digamos la verdad que no le gusta a la otra persona, seremos juzgados como críticos. Pero eso no nos debería importar tanto como el alma de la otra persona.

Hay dos partes en el mensaje profético. La segunda mitad, igual de importante, es la sanación. Jesús inmediatamente le proporciona al fariseo la receta para sanar su alma. Allí está la misericordia de Dios. Decir la verdad sin misericordia es cruel. Después de servir como profetas, debemos servir como sanadores.

La próxima vez que estés con alguien que incomode tu espíritu, ora primero. Pídele al Espíritu Santo que te aclare el mensaje que Cristo quiere dar, imagínalo y ensáyalo en tu mente – prepárate para decir esa dura verdad y para dar la cura que sana.

© 2013 por Terry A. Modica

PDF GRATUITAUsted puede imprimir esta página para su uso personal.

Para su uso en parroquias, retiros u otros ministerios, por favor encárguelo en publicación profesional a Catholic Digital Resources. ¡Gracias!
Para obtener el documento con Licencia Individual, por favor envíe este acuerdo del contrato de derecho de autor:
Su nombre completo (Nombre y Apellido):
Su direcci ón de correo electrónico:
Marque este casillero para informar que esto es para uso personal únicamente
     y que no lo subirá a internet o lo copiará para su distribución a terceros .

Después que su solicitud sea revisada, recibirá una copia por correo electrónico dentro de las 48 hrs. La información incompleta anula este contrato.
donarGood News Ministries provee a individuos, sin costo alguno, material para la edificación de la fe en las páginas gnm.org y wordbytes.org, aunque las donaciones son las que mantienen a este ministerio funcionando y creciendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2019
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries gnm.org

Good News Ministries de Tampa Bay es un ministerio católico de formación de la fe adulta y evangelización en la Diócesis de St. Petersburg en Florida. Ofrecemos eventos en idioma inglés tales como seminarios, retiros, cursos y misiones parroquiales y las traducimos al castellano cuando es posible. Nuestros oradores para la educación católica de adultos se especializan en la enseñanza de documentos de la Iglesia, estudios bíblicos, la Vocación al Matrimonio y la oración. Nuestros servicios incluyen las Reflexiones de las Buenas Nuevas diarias sobre las lecturas de la Misa Católica, artículos online ("PalabrasVivas") sobre la Fe Católica y mucho más. Como una organización caritativa sin fines de lucro, GNM no cobra ninguna tarifa pero acepta donaciones para continuar su ministerio. Catholic Digital Resources es una compañía editora de Terry Modica donde todo lo que es gratis para el uso individual en este sitio, puede estar disponible para distribución pública; el sitio está en inglés pero todo lo que está a la venta, está o puede estar disponible en castellano. Good News Ministries de Tampa Bay, Inc., es una agencia de oportunidades igualitaria, nunca discriminamos en base a edad, etnia, género, nacionalidad, discapacidad, raza, talla, religión, orientación sexual o entorno socioeconómico, más allá de lo que permite la ley.