Buscar
faith-buildersSi DONAS AHORA, harás que nuestra misión crezca de muchas formas más.
U$39,884 han sido donados por 267 campeones de la fe.
73% de $55,000 para   la misión

Ángeles en Las Vegas

Las Vegas

¿Estás listo para ser el mensajero de las Nuevas Noticias de Dios en todo tiempo y en todo lugar? He aquí la historia verdadera de alguien que fue de vacaciones a Las Vegas para estar con su familia, y se encontró exactamente en medio de una oportunidad para compartir el amor de Dios.

El sábado pasado por la noche, nos dirigimos a nuestra habitación para comer. En el último minuto, decidimos comer en la cafetería. Regresamos rápidamente y en cuanto entramos en el restaurante, nos topamos con un hombre que estaba promediando los 50 años. Nos preguntó si nos gustaría compartir una comida con él, ya que había acumulado tiempo compartido ~ no había ningún cargo por su comida y tres extras. Aceptamos. Cuando nos sentamos allí a comer con este extraño, me pregunté, “¿Por qué estamos aquí? Esto es extraño. Nunca lo hacemos.”

Era muy amable con nosotros. ¡Ordenó un montón de comida y empezó a hablar! Escuché, pero su manera de pensar y su vida eran tan tristes. Era negativo acerca de todo, desde su hermana hasta el hotel. ¡Qué infeliz estaba con el servicio! Dijo que ayer había ordenado la mitad del menú y luego se fue dejando todo en la mesa ~ sólo para irritar al personal.

Me di cuenta de que esta cena iba a ser más de lo que había imaginado, así que oré. Le pedí al Señor que ayudara a este hombre a través de mí, ¡y me ayudara a no abrir demasiado mi bocota! Mientras continuaba describiendo el incidente con la comida, le pregunté: “¿Disfrutaste eso? ¿Cómo te hizo sentir?”

Él dijo: “No fue bueno. ¡Me sentí estúpido!” Continuamos escuchándolo mientras nos compartía su triste vida. Era triste porque él parecía querer dar, pero era generoso con el fin de comprar amor. Dijo que había tantos regalos que él daba. Nosotros no éramos los primeros. Al parecer, durante toda su visita a Las Vegas, había estado dando regalos a todos los que conocía. Dijo que había tratado de dar entradas para un teatro a un par de mujeres y dijeron que no, querían el dinero en efectivo. Estaba tan ofendido.

Cuando la comida llegó, sugerí orar para dar gracias. Él contestó “Oremos al Dios casino”.

Fue entonces cuando supe que era el momento de compartir un poco mi fe y que la reunión no era una coincidencia. Yo le dije que tenía mi Dios y no era un Dios casino. Cuando habíamos terminado de comer él quiso pagar, le dije que no era necesario, que no tenía que comprar nuestra compañía. Traté de compartir con él que su acto de bondad era todo lo que necesitábamos. ¿Se daba cuenta de esto? le pregunté. Continuó hablando de su tiempo compartido, en lo que podría obtener de este hotel.

Firmemente dije: “¡Escucha, por favor!” Él se quedó en silencio. “No se trata de dinero. ¡Se trata de pasar tiempo con los demás y apreciar este tiempo ~ y nosotros lo apreciamos!”

Se veía desconcertado y continuó insistiendo en pagar. Mi marido dijo: “Escúchala a ella. No se trata de dinero, sino de amor. ¡Escucha lo que te está diciendo!” Luego le puso el dinero en la mano del hombre, y nos fuimos.

Al salir del café, dije al hombre, “¡Gracias! Por favor sé feliz, ¿está bien? ¿Puedes tratar de ser feliz?”

Él contestó, “Voy a tratar”. Nunca lo volvimos a ver.

La gracia estaba fluyendo. Toda mi familia se sintió vigorizada por el encuentro. A la mañana siguiente, uno de ellos dijo: “¡Tal vez él era un ángel!”

Le dije: “No, un ángel no sería tan triste y negativo.” Luego pensé que tal vez era una prueba. ¿Quién sabe? ¡Tal vez nosotros éramos los ángeles!

© 1998 por Rosie Bridges


Por favor, comparte esta página con otros; utiliza los Íconos para compartir al tope de esta página.
Propiedad de Good News Ministries. Impreso para usuario único, uso personal exclusivo. Se requiere permiso para su distribución. Impreso de: http://www.gnm-es.org/ministerio-de-los-laicos/ministerio-angeles-en-las-vegas/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2019
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries gnm.org

Good News Ministries de Tampa Bay es un ministerio católico de formación de la fe adulta y evangelización en la Diócesis de St. Petersburg en Florida. Ofrecemos eventos en idioma inglés tales como seminarios, retiros, cursos y misiones parroquiales y las traducimos al castellano cuando es posible. Nuestros oradores para la educación católica de adultos se especializan en la enseñanza de documentos de la Iglesia, estudios bíblicos, la Vocación al Matrimonio y la oración. Nuestros servicios incluyen las Reflexiones de las Buenas Nuevas diarias sobre las lecturas de la Misa Católica, artículos online ("PalabrasVivas") sobre la Fe Católica y mucho más. Como una organización caritativa sin fines de lucro, GNM no cobra ninguna tarifa pero acepta donaciones para continuar su ministerio. Catholic Digital Resources es una compañía editora de Terry Modica donde todo lo que es gratis para el uso individual en este sitio, puede estar disponible para distribución pública; el sitio está en inglés pero todo lo que está a la venta, está o puede estar disponible en castellano. Good News Ministries de Tampa Bay, Inc., es una agencia de oportunidades igualitaria, nunca discriminamos en base a edad, etnia, género, nacionalidad, discapacidad, raza, talla, religión, orientación sexual o entorno socioeconómico, más allá de lo que permite la ley.