Buscar

Renovación de las Promesas Bautismales
de un Hijo o Hija

Renovación de las Promesas Bautismales para un Hijo o Hija

Señor Jesús, tu dijiste: «Dejen que los niños vengan a mí y no se lo impidan; porque a ellos pertenece el reino de Dios». Y Tú tomaste a <nombre> en tus brazos y lo/a bendijiste poniendo tus manos sobre él/ella. Haz esto otra vez, Señor Jesús. Toma a <nombre> en tus brazos otra vez y bendícelo/a. Pon tus manos sobre él/ella ahora y líbralo/a del mal.

Obedeciendo la Palabra de nuestro Señor Jesús y seguros de su presencia con nosotros, sus padres, <nombres de los padres> en su nombre, por la autoridad dada por el Espíritu Santo, renovamos las promesas bautismales concedidas a <nombre>, a quien el Señor ha llamado para ser suyo/a.

En Jesucristo, Dios ha prometido perdonar nuestros pecados y se ha unido a nosotros en la familia de la fe. Él nos ha librado de las tinieblas y nos ha transferido al reino de su amado Hijo. En Jesucristo, Dios ha prometido ser nuestro Padre y darnos la bienvenida como hermanos y hermanas de Cristo.

Estas promesas de Dios son para nuestro hijo. Por el bautismo, Dios puso su signo en <nombre> para mostrar que él/ella le pertenece y le dio el Espíritu Santo como una garantía de que, compartiendo la obra reconciliadora de Cristo, <nombre> también compartirá su victoria; que, muriendo con Cristo al pecado, <nombre> se elevará con Él a una nueva vida. A través de la renovación de estas promesas bautismales, oramos por la humildad del espíritu para que una vez más muera con Cristo y sea elevado a una nueva vida. Oramos esto con confianza en el nombre de Jesucristo, que es el Salvador y el libertador de <nombre>.

Como sus padres, cuando presentamos a <nombre> como un bebé para el bautismo, anunciamos nuestra fe en Jesucristo y mostramos que queremos que nuestro/a hijo/a lo estudie, lo conozca, lo ame y lo sirva como discípulo elegido. Renovamos este gran deseo por el poder del Espíritu Santo.

En la noche en que Jesús fue arrestado, oró por todos los que creerían en Él y al hacerlo, oró por <nombre>: (Juan 17: 20-23)

“Ruego no sólo por ellos, sino también por los que creerán en mí por su palabra, para que todos sean uno, como tú, Padre, estás en mí y yo en ti, para que también ellos estén con nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste. Y les he dado la gloria que me diste, para que sean uno, como nosotros somos uno, yo en ellos y tú en mí, para que sean perfeccionados como uno, para que el mundo sepa que tú me enviaste, que Tú los amas como me amas a mí.»

Señor Jesús, rogamos que tu Santo Espíritu ayude a <nombre> a ser uno con Jesús y uno con nosotros su familia, para que a través de este testimonio de amor y unidad, el mundo pueda creer en Ti, en tu amor y en tu poder redentor.

Dios Padre nuestro, te damos gracias por tu fidelidad, prometida en el sacramento del bautismo de <nombre> y por la esperanza que tenemos en tu Hijo Jesús. Cuando <nombre> fue bautizado/a con agua, lo/a bautizaste con el Espíritu Santo, para que <nombre> pueda proclamar tu palabra y hacer tu obra. Te pedimos ahora, Padre, que renueves su bautismo en el Espíritu, para que se aparte de las palabras y las obras que no vienen de Ti. Por tu poder, <nombre> pueda hacerse uno/a con Cristo nuestro Señor y uno/a con nosotros su familia, unidos en fe y propósitos comunes.

Oh Dios, que nos llamaste de la muerte a la vida: Nos entregamos a ti otra vez, te presentamos nuestra familia y te entregamos a <nombre> a ti y con la Iglesia a través de todas las edades, te damos gracias por tu amor salvífico en Jesús Cristo nuestro Señor. Toma el ejemplo de fe que hemos tenido en <nombre> durante los años de su infancia e inspirémosle a volver a la verdad, a la Eucaristía y a la familia. Renueva la gracia del bautismo de <nombre>. Ayúdalo/a a crecer en su relación contigo y a restaurar su relación con nosotros su familia. En el nombre de Jesús, Amén.

Dios usa el sacramento del agua para dar su vida divina a los que creen en él. En el Evangelio de Marcos, Jesús dijo a sus discípulos: (Marcos 16: 15-18)

“Vayan por todo el mundo y prediquen el evangelio a toda la creación. El que cree y es bautizado será salvo, pero el que no cree será condenado. Y estas señales acompañarán a los que creen: En mi nombre expulsarán demonios, hablarán en nuevas lenguas, recogerán serpientes y si beben veneno, no les hará daño. Impondrán las manos sobre los enfermos y los sanarán».

Señor Jesús, te pedimos renovar en <nombre> la vida divina que le has dado. Restablece su capacidad del Espíritu Santo para discernir espíritus y expulsar a los malvados, hablar en nuevas lenguas y salir ileso a lo que sea expuesto que podría ser mortal para él/ella. Pon a la gente en su vida que le imponga las manos para orar por su recuperación en las enfermedades de su cuerpo, mente y espíritu. Unge a los consejeros que están en su vida para ayudarlo a sanar y convertirse en el hijo de Dios y el hijo de esta familia que fue creado para ser.

Espíritu Santo, nos dirigimos a Ti y te pedimos que derrames sobre <nombre> tu regalo de vida una vez más de la fuente bautismal en la que primeramente recibiste la santificación, porque Vives en eternidad.

Padre, Tú nos das gracia a través de signos sacramentales, que nos hablan de las maravillas de tu invisible poder. En el bautismo de <nombre>, usamos el regalo del agua, que Tú has transformado en un rico símbolo de la gracia que nos das en este sacramento. En el mismo amanecer de la creación, Tu Espíritu respiró sobre las aguas, haciéndolas la fuente de toda santidad. De las aguas del gran diluvio, Tú hiciste un signo de las aguas del bautismo, que ponen fin al pecado y a un nuevo comienzo de bondad. A través de las aguas del Mar Rojo, sacaste a Israel de la esclavitud para ser una imagen del pueblo santo de Dios, liberado del pecado por el bautismo. En las aguas del Jordán, tu Hijo fue bautizado por Juan y ungido con el Espíritu Santo. Tu Hijo quería que el agua y la sangre fluyeran de su costado mientras Él colgaba de la cruz. Después de su resurrección, les dijo a sus discípulos: «Vayan y enseñen a todas las naciones, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo».

Padre, mira ahora con amor a nuestra familia, y descubre para nosotros el poder de la fuente bautismal. Por el poder del Espíritu y la intemporalidad de la eternidad, cubre de nuevo a <nombre> con el agua de su bautismo y la gracia de tu Hijo. Creaste a la humanidad a tu semejanza; Limpia a <nombre> del pecado en un nuevo nacimiento a la inocencia por su agua bautismal y al Espíritu Santo. Te pedimos, Padre, que con tu Hijo envíes el Espíritu Santo sobre la memoria de su bautismo que está en el alma de <nombre>. Desde que fue enterrado/a con Cristo en la muerte,  resucítalo/a a una vida nueva. Te pedimos esto por Cristo nuestro Señor. Amén…

Como padres de <nombre>, te lo/a presentamos para el bautismo. Por el agua del Espíritu Santo, recibió de Dios el don de una nueva vida, que es amor. Con nuestro constante cuidado fue educado en la práctica de la fe. Vimos que la vida divina que Dios le dio se mantuvo a salvo del veneno del pecado y le enseñó a crecer siempre más fuerte en su corazón. Al renovar sus promesas bautismales, renovamos los votos de nuestro propio bautismo. Rechazamos el pecado y profesamos nuestra fe en Cristo Jesús. Esta es la fe de la Iglesia. Esta es la fe en la que <nombre> fue bautizado.

† Rechazamos a Satanás, a todas sus obras y a todas sus promesas vacías.

† Creemos en Dios, Padre Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra.

† Creemos en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que nació de la Virgen María, fue crucificado, muerto y sepultado, resucitó de los muertos y ahora está sentado a la derecha del Padre.

† Creemos en el Espíritu Santo, en la santa Iglesia Católica, en la comunión de los santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección de la carne y en la vida eterna.

† Esta es nuestra fe. Esta es la fe de la Iglesia. Estamos orgullosos de profesarla, en Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

<Nombre> fue bautizado/a en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Este hijo de Dios fue recibido en la santa Iglesia Católica. Padre Dios, renueva este bautismo y regrésalo a la plenitud de la vida en la iglesia.

<Nombre> fue ungido/a con aceite santo: Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, liberó a <nombre> del pecado, le dio un nuevo nacimiento por el agua y el Espíritu Santo, y le dio la bienvenida a su santo pueblo. Él ungió a <nombre> con el crisma de la salvación. Como Cristo fue ungido Sacerdote, Profeta y Rey, también fue ungido/a <nombre> para vivir siempre como un miembro de su cuerpo, compartiendo la vida eterna. Amén. Padre Dios, renueva esta unción sobre <nombre>. Levanta su vocación de imitar a Cristo como Sacerdote, Profeta y Rey.

<Nombre> estaba vestido/a con una vestidura blanca: <nombre> se convirtió en una nueva creación y se revistió en Cristo. Esta prenda blanca era el signo exterior de su dignidad cristiana. Dios Padre, vuelve a llevar esa dignidad a la superficie de su vida desde lo más profundo de su corazón y haz que se quede sin mancha en la vida eterna del cielo. Amén.

<Nombre>recibió una vela encendida: Esta luz nos fue confiada a nosotros, sus padres, para mantenerla ardiendo brillantemente. <Nombre> fue iluminado/a por Cristo. Le enseñamos a caminar siempre como un/a niño/a de la luz. Espíritu Santo, renueva la llama de la fe y avívala en su corazón. Recuérdale todo lo que le enseñaron. Purifica su comprensión de la fe que le fue dada en nuestra casa. Que cuando el Señor venga, salga a recibirle con todos los santos en el reino celestial.

Dios Todopoderoso, dador de vida, Tú nos has llamado por nuestro nombre y prometido a cada uno de nosotros tu fiel amor. Oramos por nuestro/a hijo/a, <nombre>. Cuida de él/ella, Señor. Guíalo/a con el Espíritu Santo y ayúdalo/a a crecer en la fe. Dale comprensión y una preocupación rápida para su prójimo. Padre Dios, ayúdalo/a a ser un/a verdadero/a discípulo de Jesucristo, quien fue bautizado tu Hijo y siervo, que es nuestro Señor resucitado. Amén.

Dios de gracia, Padre nuestro, oramos por nosotros mismos como padres. Ayúdanos a conocerte mejor, a amar a <nombre> con tu amor, a enseñar a <nombre> tu verdad y a dar testimonio de la vida de Jesús en nuestra relación con él/ella, para que tu palabra sea escuchada. Trae tus planes para nuestra familia como lo has prometido en Cristo Jesús nuestro Señor.

Santo Dios, recuérdanos las promesas dadas en nuestros propios bautismos y renueva nuestra confianza en Ti. Haznos fuertes para obedecer tu voluntad y para servirte con gozo, por amor a Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Espíritu Santo, cumple en <nombre> tu llamado, como está escrito en la Epístola de San Pablo a los Efesios:

“Por tanto, prisionero del Señor, les suplico que lleven una vida digna de la vocación a la que han sido llamados. Con toda humildad, mansedumbre y paciencia, sopórtense unos a otros en el amor, deseosos de mantener la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz. Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como fueron llamados a una única esperanza. Hay un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos nosotros, que está sobre todos y a través todos y en todos.»

Que la gracia del Señor Jesucristo y el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo estén con todos nosotros. ¡Amén!

© 2004 por Terry A. Modica

PDF GRATUITAUsted puede imprimir esta página para su uso personal.

Para su uso en parroquias, retiros u otros ministerios, por favor encárguelo en publicación profesional a Catholic Digital Resources. ¡Gracias!
Para obtener el documento con Licencia Individual, por favor envíe este acuerdo del contrato de derecho de autor:
Su nombre completo (Nombre y Apellido):
Su direcci ón de correo electrónico:
Marque este casillero para informar que esto es para uso personal únicamente
     y que no lo subirá a internet o lo copiará para su distribución a terceros .

Después que su solicitud sea revisada, recibirá una copia por correo electrónico dentro de las 48 hrs. La información incompleta anula este contrato.
donarGood News Ministries provee a individuos, sin costo alguno, material para la edificación de la fe en las páginas gnm.org y wordbytes.org, aunque las donaciones son las que mantienen a este ministerio funcionando y creciendo.
M�s Recursos de Oraci�n
Oraciones para Padres
¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2019
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries gnm.org

Good News Ministries de Tampa Bay es un ministerio católico de formación de la fe adulta y evangelización en la Diócesis de St. Petersburg en Florida. Ofrecemos eventos en idioma inglés tales como seminarios, retiros, cursos y misiones parroquiales y las traducimos al castellano cuando es posible. Nuestros oradores para la educación católica de adultos se especializan en la enseñanza de documentos de la Iglesia, estudios bíblicos, la Vocación al Matrimonio y la oración. Nuestros servicios incluyen las Reflexiones de las Buenas Nuevas diarias sobre las lecturas de la Misa Católica, artículos online ("PalabrasVivas") sobre la Fe Católica y mucho más. Como una organización caritativa sin fines de lucro, GNM no cobra ninguna tarifa pero acepta donaciones para continuar su ministerio. Catholic Digital Resources es una compañía editora de Terry Modica donde todo lo que es gratis para el uso individual en este sitio, puede estar disponible para distribución pública; el sitio está en inglés pero todo lo que está a la venta, está o puede estar disponible en castellano. Good News Ministries de Tampa Bay, Inc., es una agencia de oportunidades igualitaria, nunca discriminamos en base a edad, etnia, género, nacionalidad, discapacidad, raza, talla, religión, orientación sexual o entorno socioeconómico, más allá de lo que permite la ley.