Buscar
faith-buildersSi DONAS AHORA, harás que nuestra misión crezca de muchas formas más.
U$39,884 han sido donados por 267 campeones de la fe.
73% de $55,000 para   la misión

¿América está bendiciendo a Dios
o rechazando a Dios?

Pregunta:

 

Escuché a un predicador en TV decir algo que me molesta y no estoy seguro por qué. Él dijo: “¿Por qué Dios bendeciría a América como lo ha hecho? Creo que la razón es que Él intenta que influyamos en las naciones del mundo. No sólo somos un ejemplo de libertad y democracia sino, también, tenemos los recursos y la mano de obra para llevar el Evangelio por todo el mundo — y, en muchos aspectos, la iglesia ha hecho eso. ¡Pero hay demasiado pecado, demasiada inmoralidad en América!” Luego hizo una lista de abominaciones y dijo: “¿Por qué el Señor ha retenido Su juicio por tanto tiempo? Creo que es porque hay suficientes creyentes que claman a Él en representación de nuestro país.”

Dios bendiga a AméricaRespuesta:

Estoy de acuerdo con tu intuición. Su premisa es correcta, pero en el momento en que comienza a hablar de retener el juicio, su mensaje se vuelve sombrío, oscuro y reprensivo, destinado a alarmar a la gente y a avergonzarla. Esta no es la manera en que Jesús predicó. Las palabras clave que señalan que algo anda mal son “hay suficientes creyentes piadosos que claman a Él en nombre de nuestro país”. ¿¿¿Clamar??? ¿Es eso todo lo que se supone que debemos hacer? ¡Orar por nuestro país es bueno, pero no va lo suficientemente lejos! Debemos tomar medidas, no sólo orar. Debemos HACER lo que oramos. Y la buena noticia es:  todavía hay una gran cantidad de gente que está haciendo el bien — todavía hay una gran cantidad de gente que no hace abortos ni promueve abortos, todavía hay una gran cantidad de gente que hacen lo contrario de lo que este predicador enlista como las abominaciones que existen. Y – mi punto clave – ¡muchos, muchos de ellos ni siquiera son Cristianos que van a la iglesia!

En otras palabras (y aquí está mi punto CLAVE): El Espíritu Santo aún está vivo y activo en los Estados Unidos. No es sólo porque la gente reza que Dios ha “retenido su juicio” – nosotros no tenemos control sobre Dios. ¡Es porque el Espíritu Santo está aquí en la tierra! Y esto no es sólo cierto para los Estados Unidos. Es cierto en todo el mundo, incluso en lugares donde las abominaciones son peores que en los Estados Unidos. El pueblo no reprime el juicio de Dios. Jesús lo hace.

La gente no retiene el juicio, ni siquiera cuando ora. Dios elige cuando es tiempo para el juicio. Y no es tiempo todavía, no por un largo rato. ¿Recuerdas lo que le dijo a Abraham cuando planeaba destruir a Sodoma y Gomorra? Si pudiera encontrar sólo 10 hombres buenos, no destruiría la ciudad.

La buena noticia es: El Espíritu Santo obra a través de aquellos que no saben que son instrumentos de Dios. “El Espíritu sopla donde quiere”, dijo Jesús. ¡No olvidemos cuánto más grande es Dios que nosotros! Tampoco olvidemos que es mejor tomar medidas para hacer del mundo un lugar mejor, que pasar tiempo tratando de asustar y avergonzar a la gente para que piense: “¡Dios mío! ¡Somos una nación tan mala!”, porque la insinuación es: “Soy mucho mejor que la mayoría de la gente de esta nación. ¡Malas cosas sucederán a causa de esos malhechores, todo es su culpa!”… mientras nos sentamos en nuestras sillas orando para que Dios tenga piedad de nosotros a pesar de esas personas, sin salir a nuestro mundo para ayudar a las madres jóvenes a experimentar una mejor opción en vez de abortar, o para ayudar a aquellos que son adictos a la pornografía, mostrándoles que el agujero interior que están tratando de llenar sólo puede ser llenado por el amor curativo de Jesús, o para ayudar a la gente en la pobreza, en la cárcel o dondequiera que la gente esté atrapada en ciclos de ira y desesperanza que conducen a la violencia, o…etc.

© 2010 por Terry A. Modica


Por favor, comparte esta página con otros; utiliza los Íconos para compartir al tope de esta página.
Propiedad de Good News Ministries. Impreso para usuario único, uso personal exclusivo. Se requiere permiso para su distribución. Impreso de: http://www.gnm-es.org/preguntas-frecuentes/america-bendice-dios/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2019
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries gnm.org

Good News Ministries de Tampa Bay es un ministerio católico de formación de la fe adulta y evangelización en la Diócesis de St. Petersburg en Florida. Ofrecemos eventos en idioma inglés tales como seminarios, retiros, cursos y misiones parroquiales y las traducimos al castellano cuando es posible. Nuestros oradores para la educación católica de adultos se especializan en la enseñanza de documentos de la Iglesia, estudios bíblicos, la Vocación al Matrimonio y la oración. Nuestros servicios incluyen las Reflexiones de las Buenas Nuevas diarias sobre las lecturas de la Misa Católica, artículos online ("PalabrasVivas") sobre la Fe Católica y mucho más. Como una organización caritativa sin fines de lucro, GNM no cobra ninguna tarifa pero acepta donaciones para continuar su ministerio. Catholic Digital Resources es una compañía editora de Terry Modica donde todo lo que es gratis para el uso individual en este sitio, puede estar disponible para distribución pública; el sitio está en inglés pero todo lo que está a la venta, está o puede estar disponible en castellano. Good News Ministries de Tampa Bay, Inc., es una agencia de oportunidades igualitaria, nunca discriminamos en base a edad, etnia, género, nacionalidad, discapacidad, raza, talla, religión, orientación sexual o entorno socioeconómico, más allá de lo que permite la ley.