Buscar
faith-buildersSi DONAS AHORA, harás que nuestra misión crezca de muchas formas más.
U$39,884 han sido donados por 267 campeones de la fe.
73% de $55,000 para   la misión

Fidelidad, Confianza y Coraje

¿Los perdimos en el Concilio Vaticano II?

Jesús dijo más de una vez: “Permanezcan en mí.” Y siempre vino con una promesa

“Permanezcan en mí y Yo permaneceré en ustedes” (Juan 15, 4).

“Si permanecen en mí, darán mucho fruto” (versículo 5).

“Si obedecen mis mandamientos, permanecerán en mi amor” (Juan 15, 10).

“Si son fieles a mis enseñanzas, serán verdaderamente mis discípulos.” (Juan 8, 31)

“Padre, así como tú estás en mí y yo en ti, oro para que ellos también permanezcan en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado” (Juan 17, 21).

Y el que más nos gusta: “Si ustedes permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y lo recibirán” (Juan 15, 7)

En la sociedad de hoy, sin embargo, permanecer en Jesús no es tan fácil. Hemos llegado a ser tan profundamente adoctrinados por la llamada sabiduría del mundo que dejamos de ser fieles a las enseñanzas de Cristo. Nos hemos confundido y nos permitimos mantenernos ignorantes acerca de lo que la Palabra de Dios realmente enseña, especialmente cuando contradice las enseñanzas de la sociedad popular, “políticamente correcta”. Preferimos adoptar el relativismo moral de nuestra cultura secular.

Jesús nos llama a todos a la santidad: “Obedezcan mis mandamientos”, dijo. Él nunca añadió: “Pero sólo si es conveniente y fácil.” La palabra “santo” significa “mantenerse separado”, es decir, diferente del mundo. Jesús advirtió que seríamos perseguidos por esto y él no añadió: “Así que, por lo tanto, eviten la persecución mezclándose con el mundo”. Al contrario, dijo al Padre: “Les he dado tu palabra y el mundo los ha odiado, porque ellos ya no son del mundo así como  yo no soy del mundo “(Juan 17, 14).

Jesús quiere que seamos como él. Es lo que significa “seguir a Jesús”. Él fue odiado porque adoptó una posición firme contra todo lo que está en conflicto con los caminos de Dios.

Jesús carga con la cruz

Permanecer en Cristo requiere fidelidad, confianza y valor.

Para ser fieles a él, tenemos que (no hay otra opción) prestar atención y ser conscientes de lo que él enseña. Esto es increíblemente fácil en la actual “era de la información” tecnológicamente asistida. La Palabra de Dios es predicada en la Misa todos los días, los estudios católicos de la Biblia abundan y los escritos de la Iglesia son fácilmente accesibles; el Catecismo, los documentos papales, las cartas pastorales, los escritos de los Santos – todo esto y más explican cómo entender y aplicar lo que enseña la Biblia y todos están disponibles en Internet. No tenemos excusa legítima para ignorar los mandamientos de Cristo.

Seamos honestos. ¿Qué dice el papa y los obispos que tú estás ignorando? Se necesita coraje para examinar nuestra fidelidad.

Una de las formas más comunes y peligrosas en que muchos de nosotros hemos optado por abandonar las enseñanzas de la Iglesia es negando la legitimidad de sus advertencias sobre el cambio climático y la necesidad de ser mejores administradores de la creación.

Y una de las formas más impresionantes de hacerlo, es rechazando lo que están diciendo acerca de la definición de Dios sobre el matrimonio. El Magisterio de la Iglesia toma la Biblia en su conjunto, con todos los mensajes relacionados con las relaciones y explica lo que Dios ordena: El matrimonio es entre un hombre y una mujer, para ser vivido en el contexto de un sacramento, y permanente.

Pero todos conocemos (o somos nosotros mismos) personas que son sexualmente activas sin los beneficios del diseño de Dios para el matrimonio: las personas que se divorcian y vuelven a casarse fuera del Sacramento, las personas que ni siquiera están civilmente casadas y los homosexuales. El sexo se ha vuelto más importante que el matrimonio; el celibato y la abstinencia se consideran malos.

Y así, en este ambiente, los católicos fieles (y otros buenos cristianos) luchan entre querer ser santos y querer encajar cómodamente en el mundo que nos rodea.

Parte de nuestra lucha surge de saber que Jesús nos llama a amar a todos incondicionalmente. En nuestro deseo de no juzgar a los demás porque Jesús nos dijo que no juzguemos (Mateo 7, 1), dejamos  negligentemente de diferenciar entre el pecador y el pecado. Saltamos de amar a la persona homosexual, por ejemplo, a aprobar la actividad homosexual para no lastimar los sentimientos de nadie. Y brincamos de la tolerancia amable y compasiva a una aceptación de la inmoralidad como un no cristiano.

He oído católicos devotos dar ese salto con palabras como: “Cada uno con lo suyo” y “Nuestro sacerdote no debería haber predicado ese mensaje intolerante contra los homosexuales que se casan” y “Si ellos sienten que está bien, ¿quién soy yo para juzgar?”

Volvamos a las raíces de las enseñanzas sobre el amor incondicional y la tolerancia compasiva. Jesús nos dijo que amáramos a todos, incluso a nuestros enemigos (Lucas 6, 35), lo que significa que estamos llamados a dar caridad incondicional y bondad a todos, sin excepción. Sin embargo, también dijo a los pecadores, con gran amor y compasión, “ve y no peques más” (Juan 8, 11). Lo más amoroso que podemos hacer por aquellos que viven fuera de los mandamientos de Dios es ayudarlos a entender lo que Dios ordena y, al mismo tiempo, ser un ejemplo de su amor y perdón. Y cuando se niegan a escucharnos y rechazan la verdad, debemos abstenernos de presionar tan fuerte que se sientan juzgados y condenados (ver Mateo 7, 6); así es como se debe ser tolerante sin aprobar el pecado.

Concilio Vaticano II

Permanecer en Cristo requiere fidelidad, confianza y coraje:  fidelidad a las enseñanzas de Cristo,  confianza en los caminos de Dios y  coraje para ser santos, un verdadero seguidor de Cristo, separado del mundo y dispuesto a ser como Cristo defendiendo lo que es verdad contra lo que está mal.

El relativismo moral se ha infiltrado tanto en nuestras conciencias que hemos perdido la noción de lo que es verdad y lo que está mal. Al mismo tiempo, estamos alarmados sobre cómo nuestra sociedad está siendo cada vez más anticristiana.

En la Iglesia, oigo muchas acusaciones lanzadas en la dirección equivocada. En un intento por regresar a una época en que la moralidad parecía más alta y la obediencia a Dios parecía mucho más común, hay un deseo creciente de recuperar valores “conservadores”. ¡Bueno! Pero la tendencia es llevar esto demasiado lejos: ultra-conservacionismo con un anhelo de volver a la Iglesia a la manera que era antes del Concilio Vaticano II.

¿Por qué? Porque la obediencia y la fidelidad se deterioraron después de ese Concilio. Pero vamos a ampliar nuestra lente y mirar lo que estaba sucediendo en la sociedad, coincidentemente, al mismo tiempo que el Concilio Vaticano II. Fue en los años sesenta, la década de la revolución sexual y el libertinaje de las costumbres sociales. Los cambios en la sociedad erosionaron la fidelidad, no los cambios en la Iglesia.

El llamado a la santidad no requiere que volvamos a la forma en que la Misa se solía celebrar o al modo en que la Iglesia fue gobernada antes del Concilio Vaticano II. Eso no solucionará nada, pero de hecho, hará que el catolicismo parezca más hostil e inhóspito para aquellos que necesitamos evangelizar. Lo que se necesita es volver a la confianza en las enseñanzas de la Iglesia que solíamos tener.

Debemos elegir ser santos, apartados del mundo, dispuestos a ser reconocidos como diferentes de los no creyentes, incluso si somos perseguidos por ello. Podemos hacer esto ahora con las ventajas que se ofrecen en el mundo de hoy: Estamos mejor educados, podemos investigar cualquier enseñanza de la Iglesia, podemos aprender la Biblia y leerla a diario y podemos entender el valor de las mujeres en el liderazgo de la Iglesia según el ejemplo en la vida de Cristo y en la Iglesia primitiva.

Permanecer en Cristo requiere fidelidad, confianza y valor. Hay que volver a dedicarnos a este llamado y orar para que nuestra Iglesia crezca más y más fuertemente en santidad. ¡Amén!

© 2012 por Terry A. Modica


Por favor, comparte esta página con otros; utiliza los Íconos para compartir al tope de esta página.
Propiedad de Good News Ministries. Impreso para usuario único, uso personal exclusivo. Se requiere permiso para su distribución. Impreso de: http://www.gnm-es.org/preguntas-frecuentes/fidelidad-confianza-coraje/

Comentarios:
Anónimo: Tu punto es verdad, Terry. No es la Iglesia la que cambió. Es la presencia del secularismo y la decadencia moral que prevalece ahora en este mundo. Como cristianos católicos, debemos seguir lo que dijo San Pablo: “Ya no vivo yo sino Cristo que vive en mí.” Sólo debemos seguir las enseñanzas y ejemplos de Cristo y nunca nos equivocaremos.”
Tracy Yoes dijo: Bien escrito. Me gusta, especialmente, lo que escribiste: “La cosa más amorosa que podemos hacer por aquellos que viven fuera de los mandamientos de Dios es ayudarlos a comprender lo que son los mandamientos de Dios siendo, a la vez, un ejemplo de su amor y perdón. Y, cuando rechazan la verdad, no debemos insistir tan duramente que se sientan juzgados y condenados (ver Mateo 7,6); así es como ser tolerante sin aprobar el pecado.” Los cristianos católicos necesitamos darnos cuenta que ser ‘tolerantes’ no significa ‘dejar pasar’ ciertos temas. Tampoco signiica que debemos condenar públicamente a los demás. Necesitamos amar como lo hizo Jesús y dejar a Dios que se encargue del juicio.
Claudia dijo: Gracias por recordarnos claramente nuestra necesidad de seguir a Cristo de las maneras más heroicas. Si amamos realmente a nuestro hermano/hermana, debemos ocuparnos tanto de que su alma sea salvadas, que el amor se sienta en nuestros poros. Deben ver/sentir Su amor inmenso. Ora para crecer y tener el amor de Cristo para nuestro prójimo.
Joan dijo: Gracias por dejar tan claro lo que estamos llamados a ser y a hacer. ¡Gracias, también, por tu evaluación sobre el impacto del cambio de cultura sobre la fidelidad de los católicos (en lugar de culpar al Vaticano II por esto)! Temo que el énfasis sobredimensionado sobre la reverencia (CREO que Dios debe ser reverenciado por sobre todas las cosas) por parte de algunos de nuestros sacerdotes en la liturgia, haga que Dios parezca distante e inalcanzable. ¡No es una gran forma de evangelizar!
Logy Martinez-Ewig dijo: Gracias por la dirección divina… debemos revisar las enseñanzas de la Iglesia que fueron escritas por nuestros Padres de la Iglesia o el Magisterio, los hemos olvidado e incluso los ignoramos. Debemos repasarlos una y otra vez, como cosa diaria en nuestra vida. El Catecismo de la Iglesia Católica es rico en el conocimiento de Cristo como centro de nuestras vidas y más aún, las encíclicas del Papa, las lecturas bíblicas diarias, las reflexiones y la Misa Diaria, por último nuestras oraciones diarias con la guía del Espíritu Santo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2019
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries gnm.org

Good News Ministries de Tampa Bay es un ministerio católico de formación de la fe adulta y evangelización en la Diócesis de St. Petersburg en Florida. Ofrecemos eventos en idioma inglés tales como seminarios, retiros, cursos y misiones parroquiales y las traducimos al castellano cuando es posible. Nuestros oradores para la educación católica de adultos se especializan en la enseñanza de documentos de la Iglesia, estudios bíblicos, la Vocación al Matrimonio y la oración. Nuestros servicios incluyen las Reflexiones de las Buenas Nuevas diarias sobre las lecturas de la Misa Católica, artículos online ("PalabrasVivas") sobre la Fe Católica y mucho más. Como una organización caritativa sin fines de lucro, GNM no cobra ninguna tarifa pero acepta donaciones para continuar su ministerio. Catholic Digital Resources es una compañía editora de Terry Modica donde todo lo que es gratis para el uso individual en este sitio, puede estar disponible para distribución pública; el sitio está en inglés pero todo lo que está a la venta, está o puede estar disponible en castellano. Good News Ministries de Tampa Bay, Inc., es una agencia de oportunidades igualitaria, nunca discriminamos en base a edad, etnia, género, nacionalidad, discapacidad, raza, talla, religión, orientación sexual o entorno socioeconómico, más allá de lo que permite la ley.