Buscar
faith-buildersSi DONAS AHORA, harás que nuestra misión crezca de muchas formas más.
U$39,884 han sido donados por 267 campeones de la fe.
73% de $55,000 para   la misión

¿La Iglesia Católica condena a los homosexuales?

Advertencia: Este WordByte no es políticamente correcto. Pero tampoco lo fue Jesús.

¿La Iglesia Católica condena a los homosexuales?

Casi todas las personas heterosexuales hoy conocen a alguien que está viviendo el estilo de vida homosexual. Estas son personas que nos importan y la sociedad nos está diciendo que para que nos importen debemos aceptar su estilo de vida como “correcto” para ellos. Como cristianos, queremos obedecer a Jesús que nos dijo que no juzgáramos. Como gente buena, escuchamos lo que creemos sobre el amor: todo el amor es bueno y, si los homosexuales están en una relación amorosa con su pareja del mismo sexo, ¿cómo podemos juzgarla como pecaminosa?

La enseñanza de la Iglesia Católica sobre cómo debemos considerar a las personas homosexuales está claramente establecida en el Catecismo, párrafo # 2358:

El número de hombres y mujeres que tienen profundas tendencias homosexuales no es despreciable. Esta inclinación, objetivamente desordenada, constituye para la mayoría de ellos un juicio. Deben ser aceptados con respeto, compasión y sensibilidad. Debe evitarse todo signo de discriminación injusta en ese sentido.

En otras palabras, nuestro llamado como cristianos es a tratarlos como a todos los demás: con amor y compasión. Ese párrafo continúa diciendo:

Estas personas están llamadas a cumplir la voluntad de Dios en sus vidas y, si son cristianos, a unirse al sacrificio de la Cruz del Señor en las dificultades que pueden encontrar por su condición.

La sociedad políticamente correcta quiere que ignoremos sus dificultades e incluso que neguemos las dificultades excepto la no aceptación de la homosexualidad. Pero también vivimos en un mundo donde el “sacrificio” es considerado una cosa mala, como lo es valorar los sacrificios como una unión con Cristo. Lo mismo ocurre con la idea del celibato. Cuando el 99% de las relaciones de citas en TV y películas se validan por sexo, ¿cómo podemos esperar que alguien valore el celibato?

Este artículo pretende dejar a un lado las confusiones y las aguas-turbias de la “agenda gay” y los mensajes de la sociedad mundana, para que nosotros, los que buscamos la verdad con toda humildad, podamos temer una comprensión clara de lo que Dios quiere que creamos sobre esto, como se indica claramente en las Escrituras y en las enseñanzas de la Iglesia.

Debería Importarnos

Si las personas homosexuales eligen unirse a la Cruz del Señor en un espíritu de aceptación de lo que las escrituras y las enseñanzas de la Iglesia dicen acerca de la naturaleza “desordenada” de la homosexualidad, elegir un estilo de vida célibe, debemos preocuparnos por sus luchas de la misma manera que debemos preocuparnos por la recuperación de los alcohólicos – con apoyo y aliento cuando surjan oportunidades apropiadas.

Si no toman este camino, debemos preocuparnos por sus luchas de la misma manera que lo haríamos con cualquier otro pecador– no condenando su personalidad, sino más bien con la amistad que construye la fe. Es el trabajo del Espíritu Santo cambiar sus mentes sobre las actividades pecaminosas, no las nuestras. Si los pecadores saben cuál es nuestra postura sobre el tema, no necesitamos decir más sobre ello. El resto de nuestro tiempo con ellos debe ser el tipo de amistad que los lleve cada vez más y más cerca de Cristo.

¿Qué dice la Escritura?

Jesús nos enseñó a amar y no a juzgar, pero nos dijo que no juzgáramos el corazón y los motivos de la gente. La Escritura también deja en claro que debemos juzgar los pecados y debemos juzgar correctamente si algo es pecado o no.

San Pablo habló de esto en 1 Corintios 6: 2. Él escribió: “¿No saben ustedes que los santos (es decir, los que hemos sido redimidos por Cristo) juzgarán al mundo?” Él dijo esto en el mismo párrafo en el que está diciendo a los Cristianos que no se lleven unos a los otros a tribunales porque el amor nos permitirá resolver los asuntos por nuestra cuenta.

Luego continúa diciendo que es mejor – más amoroso, más parecido a Cristo – soportar las injusticias en lugar de demandarse mutuamente. Recuerda, él está hablando de cómo los cristianos deben tratar con otros cristianos. Entonces inmediatamente le dice a los que infligen las injusticias que están pecando. (¡Él está haciendo un juicio y enseñando a otros a hacerlo!). Luego nombra algunos de los pecados que los corintios estaban cometiendo — juzgando como inmorales, entre otros pecados, comportamientos sexuales que, para resumirlos, están todos  fuera del matrimonio

Pon eso en contexto con el resto de las escrituras y él también podría haber mencionado la conducta homosexual, porque no hay un matrimonio válido cuando no es la unión de un hombre y una mujer. En otra parte de las Escrituras, Pablo (ver por ejemplo Efesios 5), así como Jesucristo (ver por ejemplo Mateo 19), enseñó que un esposo y una esposa -un hombre y una mujer- se unen en matrimonio, basados en el diseño de Dios en Génesis, Capítulos 1 y 2.

¿Puede ser mala, alguna vez, una relación amorosa?

Pero ¿qué pasa si la actividad sexual es entre dos adultos del mismo sexo, pero que realmente se aman? ¿Cómo puede el amor estar equivocado bajo cualquier circunstancia?

La misma pregunta se aplica a dos adultos de géneros opuestos que pueden casarse pero eligen  sin embargo vivir como si no estuvieran casados.

Vamos a ahondar más profundo. Amor es Dios. Dios es amor. Si uno ama, uno tiene a Dios en sus corazones aun cuando no cree en Dios.

Lo que eso significa, sin embargo, no es libertad de cometer pecado en el nombre del amor. El párrafo del Catecismo que cité arriba debe leerse en contexto con lo que viene antes y después de él:

(Párrafo # 2357) La homosexualidad se refiere a las relaciones entre hombres o entre mujeres que experimentan una atracción sexual exclusiva o predominante hacia personas del mismo sexo. Esto ha tomado una gran variedad de formas a través de los siglos y en diferentes culturas. Su génesis psicológica sigue siendo en gran parte inexplicada. Basándose en la Sagrada Escritura, que presenta actos homosexuales como actos de grave depravación (véase Génesis 191-29, Romanos 124-27, 1 Corintios 6:10, 1 Timoteo 1:10), la tradición siempre ha declarado que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados “. Son contrarios a la ley natural. Ellos cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una auténtica complementariedad afectiva y sexual. Bajo ninguna circunstancia pueden ser aprobados.

Y:

(Párrafo # 2359) Las personas homosexuales son llamadas a la castidad. Por las virtudes del dominio propio que les enseñan la libertad interior, a veces por el apoyo de la amistad desinteresada, por la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana.

Tenemos que recordar que el amor, en su forma más pura y sagrada, es la meta a la que todos debemos aspirar. Esto significa que debemos amar a los homosexuales como los hijos amados de Dios que son, con toda la dignidad que viene con ser un hijo de Dios. Y los homosexuales deben ser invitados – cuando estén preparados adecuadamente por el Espíritu Santo y por nuestras acciones de amor hacia ellos – a amar a Dios y sus caminos con todo su corazón, lo que significa que están llamados a aceptar la verdad sobre la actividad homosexual como pecaminosa, que en cierta medida los separa de la plenitud del amor de Dios.

Hasta que estén listos para la verdad, debemos tratarlos como a cualquiera que está en pecado, pero no está listo para aceptar la verdad: con paciencia, buen ejemplo y compasión, porque realmente no entienden que se hacen daño a sí mismos, uno al otro y a su relación con Jesús.

¿Qué le enoja a Jesús?

Y ahora vamos a cavar aún más profundo. ¿Con quién se enojó Jesús? No con la mujer pecadora en el pozo que tenía muchos maridos y estaba viviendo con un hombre con quien no se había casado. Incluso antes de que ella se arrepintiera, él fue compasivo hacia ella. Lo mismo ocurrióp con la mujer sorprendida en adulterio que estaba a punto de ser apedreada hasta la muerte. Él la protegió y le dijo que se fuera y que no pecara más. Todo con compasión.

Sin embargo, Jesús sí se enojó: con aquellos que llevaron a otros a pecar. El dijo que los que llevan a los niños pequeños a pecar sería mejor echarlos al mar con una piedra de molino alrededor de sus cuellos para ahogarlos. ¿Sentía diferente con respecto a quien conduce a los adultos al pecado? ¡Por supuesto no! San Pablo incluso excomulgó a alguien así en 1 Corintios 5: 1-8.

Hay muchas y variadas razones por las que hoy, la gente, cree suponer que ellos deben vivir un estilo de vida homosexual activa. Ha habido tanto esfuerzo para convencernos a todos que el sexo fuera del matrimonio no es pecaminoso y esto ha sido tan agresivamente extendido, para incluir la actividad homosexual, que nosotros que defendemos los caminos de Dios estamos siendo presionados a pensar en nosotros mismos como pecadores (intolerantes , criticos, etc.). Y este mismo esfuerzo ha hecho que los investigadores, psicólogos, sociólogos, etc., se detuvieran sin siquiera considerar si podría haber alguna causa para la homosexualidad que pudiera tener una cura, prevención o un camino hacia relaciones sexuales heterosexuales normales y saludables.

¿Con quién se enfurece Jesús? Con los fariseos que enseñaban a otros a ser como ellos. Con los fariseos que no estaban interesados en oír la verdad que los llamó a cambiar – es decir, eran inasequibles. Lo peor de la cultura homosexual es que se nos pide a todos a tolerar e incluso aprobar lo que ha producido una gran cantidad de personas incapaces de aprender.

El amor es la línea de base y el máximo objetivo

Voy a terminar este artículo volviendo a mi punto anterior: debemos amar a los homosexuales que conocemos personalmente, amándolos incondicional y compasivamente. Debemos evitar juzgar sus corazones, porque sólo Dios sabe cuán responsables son de sus pecados sexuales y él los abraza en su amor por cada uno. Debemos invitarlos a crecer más cerca de Cristo, especialmente por nuestro ejemplo de amor incondicional. Debemos dejar claro que creemos que la actividad homosexual no es lo que nuestra sociedad profesa que es y que hay un amor más alto y puro al que ellos (y nosotros) estamos llamados, pero una vez que ellos saben que esta es nuestra postura sobre el tema, no debemos lanzar esta perla como una piedra sobre ellos. Más bien, debemos mostrarles lo que es el amor más elevado, más puro. Debemos ayudarlos a caminar más cerca de Cristo y dejar que él cambie sus corazones – si son capaces de aprender y podemos ayudarlos a ser capaces de aprender por la forma en que los invitamos a crecer más cerca de Cristo.

© 2012 por Terry A. Modica


Por favor, comparte esta página con otros; utiliza los Íconos para compartir al tope de esta página.
Propiedad de Good News Ministries. Impreso para usuario único, uso personal exclusivo. Se requiere permiso para su distribución. Impreso de: http://www.gnm-es.org/preguntas-frecuentes/homosexualidad/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2019
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries gnm.org

Good News Ministries de Tampa Bay es un ministerio católico de formación de la fe adulta y evangelización en la Diócesis de St. Petersburg en Florida. Ofrecemos eventos en idioma inglés tales como seminarios, retiros, cursos y misiones parroquiales y las traducimos al castellano cuando es posible. Nuestros oradores para la educación católica de adultos se especializan en la enseñanza de documentos de la Iglesia, estudios bíblicos, la Vocación al Matrimonio y la oración. Nuestros servicios incluyen las Reflexiones de las Buenas Nuevas diarias sobre las lecturas de la Misa Católica, artículos online ("PalabrasVivas") sobre la Fe Católica y mucho más. Como una organización caritativa sin fines de lucro, GNM no cobra ninguna tarifa pero acepta donaciones para continuar su ministerio. Catholic Digital Resources es una compañía editora de Terry Modica donde todo lo que es gratis para el uso individual en este sitio, puede estar disponible para distribución pública; el sitio está en inglés pero todo lo que está a la venta, está o puede estar disponible en castellano. Good News Ministries de Tampa Bay, Inc., es una agencia de oportunidades igualitaria, nunca discriminamos en base a edad, etnia, género, nacionalidad, discapacidad, raza, talla, religión, orientación sexual o entorno socioeconómico, más allá de lo que permite la ley.