Buscar
faith-buildersSi DONAS AHORA, harás que nuestra misión crezca de muchas formas más.
U$39,884 han sido donados por 267 campeones de la fe.
73% de $55,000 para   la misión

El Magisterio y el Papa:

(La Autoridad Docente de la Iglesia Católica)

¿Son confiables para enseñar
la verdad?

El Magisterio y el Papa ¿Son Confiables para Enseñar la Verdad?

El Papa Benedicto XVI explicó en su 1er. homilía desde la Catedral de Roma, 09 de mayo de 2005, celebrando la fiesta de la ascensión del Señor:

De las lecturas de la liturgia de hoy aprendemos sobre la manera concreta en la que el Señor está con nosotros. El Señor promete a sus discípulos su Espíritu Santo. La primera lectura nos dice que el Espíritu Santo será “la fuerza” para los discípulos; el Evangelio añade que nos guiará hacia la plenitud de la verdad.

Jesús dijo a sus discípulos todo ya que él es la palabra viva de Dios y Dios no puede dar más que a sí mismo. En Jesús, Dios se entregó totalmente a nosotros, es decir, nos dio todo. Además de esto, o junto con esto, no puede haber ninguna otra revelación capaz de comunicar algo más o completar, en cierto sentido, la revelación de Cristo. En él, en el hijo, nos dijeron todo, nos dieron todo. Pero nuestra capacidad de comprensión es limitada; por esta razón la misión del Espíritu consiste en introducir a la iglesia en una forma siempre nueva, de generación en generación, en la grandeza del misterio de Cristo.

La iglesia no presenta nada diferente o nuevo al lado de Cristo; no hay ninguna revelación neumática junto a la de Cristo, como algunos creen, no hay ningún segundo nivel de la revelación. No: “va a tomar lo que es mío,” dice Cristo en el Evangelio (Juan 16:14) y, al igual que Cristo, él [el Papa] sólo dice lo que oye y recibe del Padre; el Espíritu Santo es el intérprete de Cristo.

“Él tomará lo que es mío”. No nos lleva a otros lugares, lejos de Cristo, sino que nos hace penetrar cada vez más dentro de la luz de Cristo. Por esta razón, la revelación cristiana es, al mismo tiempo, siempre antigua y siempre nueva. Por esta razón, todo, y para siempre, ya nos ha sido dado. Al mismo tiempo, en el inagotable encuentro con el Señor, encuentro mediado por el Espíritu Santo, cada generación siempre aprende algo nuevo.

Así, el Espíritu Santo es la fuerza a través de la cual Cristo nos hace experimentar su cercanía. Pero la primera lectura deja un segundo mensaje: serán mis testigos. El Cristo resucitado tiene necesidad de testigos que se han encontrado con él, que han conocido íntimamente a través de la fuerza del Espíritu Santo, hombres que, habiéndolo tocado con su mano, por así decirlo, pueden dar testimonio de él. Fue de esta manera que la Iglesia, familia de Cristo, creció de “Jerusalén… hasta los confines de la tierra,” como dice la lectura.

La iglesia fue construida por los testigos, empezando por Pedro y Pablo, los doce, todos los hombres y mujeres que, llenos de Cristo, en el curso de los siglos han reavivado y encenderán otra vez de un modo siempre nuevo la llama de la fe. Cada cristiano, en su camino, puede y debe ser un testigo del Señor resucitado…

Pero esta sinfonía de testigos está dotada de una estructura claramente definida: a los sucesores de los apóstoles, es decir, los obispos, corresponde la responsabilidad pública para hacer que esa red de testigos permanezca con el paso del tiempo. En el Sacramento de la ordenación episcopal [Órdenes Sagradas] se confiere la autoridad necesaria y la gracia para ejercer este servicio.

En esa red de testigos, una tarea especial corresponde al sucesor de Pedro. Pedro expresó en primer lugar, en nombre de los apóstoles, la profesión de fe: “tú eres el Cristo, el hijo del Dios viviente” (Mateo 16:16). Esta es la tarea de todos los sucesores de Pedro: ser el líder en la profesión de fe en Cristo, el hijo del Dios viviente.

La Cátedra de Roma es, en primer lugar, sede de este credo. De la majestuosidad de esta Sede, el obispo de Roma se ve obligado a repetir constantemente: “Dominus Iesus”. “Jesús es el Señor,” como Pablo escribió en sus cartas a los romanos (10:9) y a los Corintios (1 Corintios 12:3). A los Corintios dijo, con especial énfasis: «pues aunque haya algunos  llamados  dioses en el cielo o en la tierra… para nosotros hay un solo Dios, el Padre… y un solo Señor, Jesucristo, mediante quien son todas las cosas y por quien existimos”(1 Corintios 8:5).

La silla de Pedro obliga a sus titulares a decir, como lo hizo Pedro en un momento de crisis de los discípulos, cuando muchos querían irse lejos: “Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna; nosotros hemos creído y llegado a saber, que eres el Santo de Dios” (Juan 6: 68 y siguientes).

Quien se siente en la silla de Pedro debe recordar las palabras que el Señor le dijo a Simón Pedro en la Última Cena: “Y cuando vuelvas, fortalece a tus hermanos” (Lucas 22:32). El titular del ministerio Petrino debe ser consciente de ser un hombre frágil y débil, así como su propia fuerza es frágil y débil, siempre en necesidad de purificación y conversión. Pero también puede ser consciente de que del Señor recibe fuerzas para confirmar a sus hermanos en la fe y para mantenerlos unidos en la confesión de Cristo, crucificado y resucitado…

El Obispo de Roma se sienta en su silla para dar testimonio de Cristo. Así, la silla es el símbolo de la «potestas docendi,” esa autoridad docente que es una parte esencial del mandato para atar y desatar conferida por el Señor a Pedro y, tras él, a los doce. En la iglesia, la Sagrada Escritura, cuya comprensión crece bajo la inspiración del Espíritu Santo y el Ministerio de la interpretación auténtica conferida a los apóstoles, pertenecen mutuamente uno al otro de manera indisoluble.

Cada vez que la Sagrada Escritura es quitada de la voz viva de la Iglesia, se convierte en una víctima de las disputas de los expertos…

Esta autoridad docente asusta a muchos hombres dentro y fuera de la Iglesia. Se preguntan si no es una amenaza a la libertad de conciencia, si no es una presunción que se opone a la libertad de pensamiento. No es así. El poder conferido por Cristo a Pedro y sus sucesores es, en un sentido absoluto, un mandato para servir. La autoridad de enseñanza, en la iglesia, implica un compromiso al servicio de la obediencia de la fe.

El Papa no es un monarca absoluto, cuyo pensamiento y voluntad es ley. Por el contrario, el Ministerio del Papa es garantía de la obediencia a Cristo y su palabra. El Papa no debe proclamar sus propias ideas, pero atarse, constantemente, y atar a la iglesia a la obediencia a la palabra de Dios, frente a intentos de adaptarse y ocultarse, frente a todo oportunismo…

La silla es — digámoslo de nuevo — símbolo de la autoridad docente, que es una autoridad de obediencia y servicio, para que la palabra de Dios — ¡su verdad! — brille entre nosotros, indicándonos el camino.


Por favor, comparte esta página con otros; utiliza los Íconos para compartir al tope de esta página.
Propiedad de Good News Ministries. Impreso para usuario único, uso personal exclusivo. Se requiere permiso para su distribución. Impreso de: http://www.gnm-es.org/preguntas-frecuentes/magisterio/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2019
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries gnm.org

Good News Ministries de Tampa Bay es un ministerio católico de formación de la fe adulta y evangelización en la Diócesis de St. Petersburg en Florida. Ofrecemos eventos en idioma inglés tales como seminarios, retiros, cursos y misiones parroquiales y las traducimos al castellano cuando es posible. Nuestros oradores para la educación católica de adultos se especializan en la enseñanza de documentos de la Iglesia, estudios bíblicos, la Vocación al Matrimonio y la oración. Nuestros servicios incluyen las Reflexiones de las Buenas Nuevas diarias sobre las lecturas de la Misa Católica, artículos online ("PalabrasVivas") sobre la Fe Católica y mucho más. Como una organización caritativa sin fines de lucro, GNM no cobra ninguna tarifa pero acepta donaciones para continuar su ministerio. Catholic Digital Resources es una compañía editora de Terry Modica donde todo lo que es gratis para el uso individual en este sitio, puede estar disponible para distribución pública; el sitio está en inglés pero todo lo que está a la venta, está o puede estar disponible en castellano. Good News Ministries de Tampa Bay, Inc., es una agencia de oportunidades igualitaria, nunca discriminamos en base a edad, etnia, género, nacionalidad, discapacidad, raza, talla, religión, orientación sexual o entorno socioeconómico, más allá de lo que permite la ley.