Buscar
faith-buildersSi DONAS AHORA, harás que nuestra misión crezca de muchas formas más.
U$39,884 han sido donados por 267 campeones de la fe.
73% de $55,000 para   la misión

¿Por Qué Dios Favorece a los Impíos?

¿Por qué Dios favorece a los impíos?

Pregunta de un lector:  Tal vez hayas notado que las personas que consideramos impías prosperan en sus propias empresas.Tienen posiciones importantes en la sociedad, tienen más dinero del necesario en sus cuentas bancarias, etc., mientras que los que “tememos a Dios” estamos navegando en nuestras propias miserias. En tu opinión:

  1. ¿Qué hay detrás del éxito de la gente ‘mala’?
  2. ¿Piensas que Dios tiene algún fundamento para amar a esas personas?
  3. ¿Qué deberían hacer las personas que ‘temen a Dios’ para ganarse la gracia del Creador, la misma que es prodigada a la gente ‘mala’?

Respuesta: Primero, me gustaría explicar que Dios no favorece a los pecadores. No obstante, hay momentos en que nosotros, los seguidores de Cristo, nos sentimos defraudados por Dios, esperamos ser favorecidos más que los pecadores. Pensamos que, si somos buenos, si somos obedientes a Dios, si seguimos a Cristo, si oramos pidiendo ayuda entonces, por supuesto, Dios debería premiarnos con respuestas a nuestras oraciones, prosperidad y otras cosas buenas. Pero no podemos manipular a Dios. Nadie puede ganarse ni el favor ni la ayuda de Dios. Es un pecado tratar de hacerlo porque es pensar que somos “mejores” que Dios. Es tratar a Dios como si fuéramos capaces de manipularlo con nuestras buenas obras.

¿Qué sucede cuando buscamos la ayuda de Dios pero no resulta de la forma que esperábamos?, ¿o cuando vemos a los no creyentes tener más éxito que nosotros en las mismas cosas que estamos esperando que Dios nos ayude? Sentimos que Dios nos está tratando menos favorablemente que a los demás. Esa es una visión muy limitada de lo que, en realidad, está sucediendo. Aprendí esta lección hace muchos años.

Cuando miramos hacia atrás, a nuestras expectativas y desengaños, comenzamos a ver el panorama más grande. Considera estos hechos sobre la vida espiritual.

  • Cuando esperamos prosperidad y no la obtenemos, mientras confiamos nuestras vidas a Dios es, en realidad, que Dios está dándonos su protección. Los no creyentes no reciben esta protección porque no eligen tenerla. Nosotros sí, cuando confiamos nuestras vidas a Dios.
  • ¿Cómo puede ser buena la falta de prosperidad? ¿De qué nos está protegiendo Dios? La prosperidad puede conducir a muchos problemas, por ejemplo el pecado de codicia, el pecado de confiar en la riqueza en vez de en Dios, el error, aunque no pecado, de hacer con nuestras vidas algo diferente de lo que Dios sabe que es mejor para nosotros. Lo mismo sucede con cualquier cosa que esperamos y no obtenemos; Dios nos está diciendo “no” porque tiene en mente algo mejor para nosotros y, si cooperamos con ello en vez de hundirnos en los celos por cuán fácilmente los pecadores parecen florecer ´más que nosotros, siempre nos encontraremos en situaciones que nos hagan agradecer que Dios dijo no.
  • Muchas veces, el “no” de Dios es, en realidad, un: “Espera. Te ayudaré a madurar durante la espera. Mi tiempo siempre es perfecto y es siempre lo mejor para ti. Mis tiempos te darán mejores resultados si confías en Mí y me dejas guiarte.” Mientras tanto, los no creyentes, están perdiendo esta magnífica oportunidad.
  • No es cierto que los impíos florecen en sus empresas. Algunos lo hacen, pero sólo por un tiempo, nunca eternamente y, generalemente, no por el tiempo suficiente como para satisfacerlos. Vemos sólo una pequeña porción de lo que está sucediendo en sus vidas. Tal vez estén floreciendo financieramente pero perdiendo sus matrimonios y familias. ¿Qué vacío hace que busquen más dinero y más éxito en sus emprendimientos? ‘¡Es Dios a quien están buscando sin saberlo! Sus anhelos nunca son satisechos porque no van hacia la única fuente verdadera de la bondad que, instintivamente, están buscando.  Son muy infelices en lo profundo de su ser y, muy a menudo, no sólo en lo profundo, sino que son totalmente conscientes que son infelices, por eso se anestesian contra el dolor de la infelicidad con adicciones como la bebida, sexo y luchas por hacer más dinero.

    Mientras tanto, nosotros, los seguidores de Cristo, seamos ricos o pobres, floreciendo en nuestros emprendimientos o en nuestras luchas con nuestros fracasos, somos favorecidos con la paz de Cristo, el consuelo del Espíritu Santo y su guía para crecer en y desde nuestros problemas.

  • No es cierto que los seguidores de Cristo sean menos exitosos que los impíos. Muchos cristianos son prósperos, adinerados y exitosos.

Ahora responderé tus tres preguntas específicamente.

dinero1. ¿Qué hay detrás del éxito de las personas ‘malas? Todos hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios (Génesis 1, 26). Todos somos hijos de Dios. Por lo tanto todos tenemos talentos que, cuando los usamos, nos hacen ser más exitosos. Aquellos no creyentes que son muy prósperos han estado usando los talentos que Dios les dio. El mismo principio vale para los creyentes como para los no creyentes. Dios quiere que usemos los talentos que nos dio, sin importar si lo reconocemos como Padre de nuestros talentos o no. Por supuesto que desea que lo glorifiquemos con nuestros talentos porque, entonces, nos asociamos a él haciendo del mundo un lugar mejor. Pero, cuando alguien no lo glorifica no hace que los pecadores no tengan talentos. ¡Algunas de las cosas que hacen con sus talentos, inadvertidamente, lo glorifican a él!

2. ¿Crees que Dios tiene algún fundamento para amar a esas personas?  Dios es amor y es imposible para Dios no ser amoroso. Es imposible para Dios dejar de amar a alguien. El amor no es amor si se niega a amar a alguien. Por lo tanto, Dios no es Dios si se niega a alguien. ¿Lo ves? ¡Es imposible para Dios no amar a esas personas!

No es cuestión de “fundamento”. Dios no está tratando de ganarse la aprobación de nadie, ni la de los pecadores ni la nuestra. Si por la palabra “fundamento” quieres decir “razón” o “propósito”, entonces sí, él tiene un propósito: su razón para amar a los pecadores es ser fiel a él mismo. Él ama porque es amor. Más allá de eso, él ama porque el amor puede sanar, el amor puede promover el cambio, el amor puede convertir corazones. Nadie se convierte, nadie puede ser cambiado verdaderamente, sin la influencia del amor. Nadie abraza a Dios y a sus caminos por temor de Dios o por temor de ir al infierno. El temor puede detener a una persona pero no la vuelve hacia el amor.

3. ¿Qué deberían hacer las personas que ‘temen a Dios’ para ganarse la gracia del Creador como la que es derramada sobre las personas ‘malas’  ¡No puede ser ganada! La gracia es, por su misma naturaleza, aun don dado gratuitamente por Dios para ayudarnos a acercarnos a él. No se le niega a nadie pero, en realidad, los seguidores de Cristo son más conscientes de la gracia disponible y, por lo tanto, viven en la gracia de Dios más de lo que lo hacen los no creyentes.

amanecer

Tus preguntas revelan dos errores de concepto que muchas personas tienen: (1) que deberíamos ganarnos la ayauda de Dios siendo “buenos” y, (2) que las “malas” personas son “malas personas”. Dios creó buenos a todos (Génesis 1, 31). Todos hacemos cosas malas. Todos pecamos incluso los más santos aquí en la tierra, y todos hacemos cosas buenas, incluso aquellos que hacen el mal. Debemos dejar de etiquetarnos como “buenos” o “malos”. Esos es juzgar y Jesús dijo que no debemos juzgar (Mateo 7, 1) porque sólo Dios conoce el corazón, los motivos y la verdadera condición del alma. Entonces ¡epa! Tan pronto como decimos que alguien es “malo” estamos cometiendo el pecado de juzgar a los demás. La verdad es: las personas hacen cosas malas y es al pecado al que tenemos que juzgar, nunca al pecador.

Más sutilmente escondida en tus preguntas, está el juicio sobre Dios: que otorga más favores a una clase de personas que a otras. Es no es la verdad en absoluto. Dios trata a todos por igual porque es imposible para el amor no amar. Es imposible para el amor ser menos de lo que es; por lo tanto, Dios no ama a nadie más que a otros.

Nosotros, no obstante, muy a menudo fallamos al dar a Dios lo mejor de nosotros. Pocas veces tratamos de ser excelentes con nuestros talentos, esperamos cabalgar en la bondad de Dios, esperando que él haga el trabajo por nosotros. Algunos no creyentes (¡no todos, claro!) son exitosos, prosperan como dices tú, porque trabajan duro para ser excelentes. Nosotros que somos seguidores de Cristo, estamos llamados a ser excelentes, estamos llamados a ser como Cristo, usando nuestros talentos al máximo. Cuando no lo hacemos ¡epa, estamos pecando otra vez!

Por lo tanto, en vez de pasar más tiempo siendo celosos de los pecadores que prosperan de maneras en que nos gustaría prosperar, luchemos por dar a Dios nuestros mejores esfuerzos. Estemos disponibles para su gracia que está rodeándonos como un océano que va más allá de lo que podemos ver. Reconozcamos Quién es la fuente de nuestros talentos y confiemos en que Dios ve un panorama más grande de lo que nosotros podemos ver cuando le pedimos su ayuda, siendo conscientes que, incluso su “no” es una gran ayuda.

¿Amén?

© 2014 por Terry A. Modica


Por favor, comparte esta página con otros; utiliza los Íconos para compartir al tope de esta página.
Propiedad de Good News Ministries. Impreso para usuario único, uso personal exclusivo. Se requiere permiso para su distribución. Impreso de: http://www.gnm-es.org/preguntas-frecuentes/por-que-dios-favorece-a-los-impios/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2019
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries gnm.org

Good News Ministries de Tampa Bay es un ministerio católico de formación de la fe adulta y evangelización en la Diócesis de St. Petersburg en Florida. Ofrecemos eventos en idioma inglés tales como seminarios, retiros, cursos y misiones parroquiales y las traducimos al castellano cuando es posible. Nuestros oradores para la educación católica de adultos se especializan en la enseñanza de documentos de la Iglesia, estudios bíblicos, la Vocación al Matrimonio y la oración. Nuestros servicios incluyen las Reflexiones de las Buenas Nuevas diarias sobre las lecturas de la Misa Católica, artículos online ("PalabrasVivas") sobre la Fe Católica y mucho más. Como una organización caritativa sin fines de lucro, GNM no cobra ninguna tarifa pero acepta donaciones para continuar su ministerio. Catholic Digital Resources es una compañía editora de Terry Modica donde todo lo que es gratis para el uso individual en este sitio, puede estar disponible para distribución pública; el sitio está en inglés pero todo lo que está a la venta, está o puede estar disponible en castellano. Good News Ministries de Tampa Bay, Inc., es una agencia de oportunidades igualitaria, nunca discriminamos en base a edad, etnia, género, nacionalidad, discapacidad, raza, talla, religión, orientación sexual o entorno socioeconómico, más allá de lo que permite la ley.