Buscar

Las Lágrimas de Santa Mónica

Las lágrimas de Santa Mónica

Las lágrimas de Santa Mónica y las palabras de oro de San Ambrosio condujeron a la conversión de su hijo, San Agustín de Hipona. El dolor expresado en la oración es muy valioso. No hay nada malo con ponerse emotivo y verter toda nuestra tristeza sobre Dios. Nuestras lágrimas son como diamantes preciosos para Jesús; no son balas que disparan nuestras frustraciones al cielo para obligar a Dios a darse prisa y hacer las cosas mejor. Cada lágrima es, en sí misma, una oración. Cuando estás cansado de usar palabras, sólo llora.

Nuestras lágrimas, dadas a Dios en un momento de entrega, son preciosos diamantes-oración que atesora y guarda delicadamente. Hasta ese momento, habíamos tratado de cambiar lo que no podíamos cambiar. Todavía querríamos hacerlo, pero mientras lloramos, vamos dejando de intentarlo. En esa humilde entrega, le damos permiso a Dios para entrar y consolarnos.

Letanías a Santa Mónica

Señor,
ten piedad de nosotros.

Cristo,
ten piedad de nosotros.

Señor,
ten piedad de nosotros.

Cristo,
escúchanos.

Dios, Padre del cielo,
ten piedad de nosotros.

Dios, Hijo, Redentor del mundo,
ten piedad de nosotros.

Dios Espíritu Santo,
ten piedad de nosotros.

Santísima Trinidad, un solo Dios,
ten piedad de nosotros.

Santa María, concebida sin mancha de pecado original,
ruega por nosotros y por nuestros hijos.

Santa María, gloriosa Madre de Jesucristo,
ruega por nosotros y por nuestros hijos.

Santa Mónica,
ruega por nosotros y por nuestros hijos.

Modelo de esposa,
ruega por nosotros y por nuestros hijos.

Tú que convertirse a tu marido incrédulo, Madre de San Agustín,
ruega por nosotros y por nuestros hijos.

Maestra estricta y prudente, guardiana de tu hijo en todos sus caminos,
ruega por nosotros y por nuestros hijos.

Tú que vigilabas atentamente su conducta,
ruega por nosotros y por nuestros hijos.

Tú que estabas profundamente angustiada por sus desvíos de lo correcto,
ruega por nosotros y por nuestros hijos.

Tú que eras incansable en tus peticiones por la seguridad de su alma,
ruega por nosotros y por nuestros hijos.

Tú que esperabas en medio de la amargura de tu corazón y tus torrentes de lágrimas,
ruega por nosotros y por nuestros hijos.

Tú que estabas llena de consuelo por su regreso a Dios,
ruega por nosotros y por nuestros hijos.

Tú que moriste tranquilamente tras cumplir fielmente con tus deberes,
ruega por nosotros y por nuestros hijos.

Tú que eres la intercesora orante de todas las madres que rezan y lloran como lo hiciste tú,
ruega por nosotros y por nuestros hijos.

Preserva la inocencia de nuestros niños,
te imploramos, Santa Mónica.

Protégelos contra los engaños de los malvados,
te imploramos, Santa Mónica.

Protégelos de los peligros del mal ejemplo,
te imploramos, Santa Mónica.

Vigila los movimientos de la gracia en sus corazones.
Deja que las virtudes Cristianas echen raíces profunda en sus corazones y den mucho fruto.
Redobla tu intercesión por la juventud cercana a la adultez.
Obtén para todos aquellos en pecado mortal, verdadero arrepentimiento y conversión perfecta.
Obtén para todas las madres el cumplimiento de sus obligaciones constantemente y con perseverancia.

Encomienda a todas las madres a la protección
de la siempre Bienaventurada Virgen Madre de Nuestro Señor.
Inclina favorablemente el corazón de tu amado hijo Agustín
hacia la salvación de nuestros hijos.

San Agustín, santo hijo de una madre santa,
ruega por nosotros y por nuestros hijos.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,
¡Perdónanos, Oh Señor!

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,
¡Escúchanos, Oh Señor!

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,
¡Ten piedad de nosotros, Oh Señor!

Ruega por nosotros, Oh Santa Mónica,
para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

«¡Cuántas dificultades hay, incluso hoy, en las relaciones familiares y cuántas madres están angustiadas porque sus hijos eligen caminos equivocados! Mónica, una mujer sabia y firme en la fe, las invita a no desalentarse sino a perseverar en la misión de esposas y madres, manteniendo firme su confianza en Dios y aferrándose con perseverancia a la oración.» (Papa Benedicto XVI)

Novena a Santa Mónica

Madre ejemplar del gran San Agustín,
tú perseguiste con perseverancia a tu hijo pródigo,
no con amenazas salvajes, sino con llantos en oración al cielo.

Intercede por todas las madres en nuestros días
para que puedan aprender a llevar a sus hijos a Dios.

Enséñales a permanecer cerca de sus hijos,
incluso de las hijas e hijos pródigos que lamentablemente se han extraviado.
Amén.

Querida Santa Mónica, preocupada esposa y madre,
Muchos dolores perforaron tu corazón durante toda tu vida.
Sin embargo, nunca te desesperaste o perdiste la fe.
Con confianza, persistencia y profunda fe,
rezaste diariamente por la conversión de tu amado esposo, Patricio,
y tu amado hijo, San Agustín.

Concédeme esa misma fortaleza, paciencia y confianza en el Señor.
Intercede por mí, querida Santa Mónica, para (mencione aquí su petición)
y concédeme la gracia de aceptar su voluntad en todas las cosas,
a través de Jesucristo, nuestro Señor,
en la unidad del Espíritu Santo,
un sólo Dios por siempre y para siempre. Amén.

Texto encima de las Letanías es © 2007 por Terry A. Modica

PDF GRATUITAUsted puede imprimir esta página para su uso personal.

Para su uso en parroquias, retiros u otros ministerios, por favor encárguelo en publicación profesional a Catholic Digital Resources. ¡Gracias!
Para obtener el documento con Licencia Individual, por favor envíe este acuerdo del contrato de derecho de autor:
Su nombre completo (Nombre y Apellido):
Su direcci ón de correo electrónico:
Marque este casillero para informar que esto es para uso personal únicamente
     y que no lo subirá a internet o lo copiará para su distribución a terceros .

Después que su solicitud sea revisada, recibirá una copia por correo electrónico dentro de las 48 hrs. La información incompleta anula este contrato.
donarGood News Ministries provee a individuos, sin costo alguno, material para la edificación de la fe en las páginas gnm.org y wordbytes.org, aunque las donaciones son las que mantienen a este ministerio funcionando y creciendo.
M�s Recursos de Oraci�n
Oraciones para Padres
¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2019
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries gnm.org

Good News Ministries de Tampa Bay es un ministerio católico de formación de la fe adulta y evangelización en la Diócesis de St. Petersburg en Florida. Ofrecemos eventos en idioma inglés tales como seminarios, retiros, cursos y misiones parroquiales y las traducimos al castellano cuando es posible. Nuestros oradores para la educación católica de adultos se especializan en la enseñanza de documentos de la Iglesia, estudios bíblicos, la Vocación al Matrimonio y la oración. Nuestros servicios incluyen las Reflexiones de las Buenas Nuevas diarias sobre las lecturas de la Misa Católica, artículos online ("PalabrasVivas") sobre la Fe Católica y mucho más. Como una organización caritativa sin fines de lucro, GNM no cobra ninguna tarifa pero acepta donaciones para continuar su ministerio. Catholic Digital Resources es una compañía editora de Terry Modica donde todo lo que es gratis para el uso individual en este sitio, puede estar disponible para distribución pública; el sitio está en inglés pero todo lo que está a la venta, está o puede estar disponible en castellano. Good News Ministries de Tampa Bay, Inc., es una agencia de oportunidades igualitaria, nunca discriminamos en base a edad, etnia, género, nacionalidad, discapacidad, raza, talla, religión, orientación sexual o entorno socioeconómico, más allá de lo que permite la ley.