Buscar
faith-buildersSi DONAS AHORA, harás que nuestra misión crezca de muchas formas más.
U$39,884 han sido donados por 267 campeones de la fe.
73% de $55,000 para   la misión

Cuando el Amor Duele:

Sanando a los Leprosos de Hoy

¿Quiénes son los leprosos de hoy?

Vayan más bien a la oveja perdida …. A medida que van, prediquen este mensaje: “El reino de los cielos está cerca.” Sanen al enfermo, resuciten a los muertos, limpien a los que tienen lepra, expulsen  demonios. Gratis lo recibieron, denlo gratis (Mateo 10, 6-8 NVI).

Jesús explica claramente qué nos ~ Sus seguidores ~ llama a hacer. Al proclamar la Buena Noticia, no sólo hablamos de ello. Probamos que el Reino de los Cielos es real sanando a los enfermos, resucitando a los muertos, limpiando a los leprosos y venciendo  los demonios.

Cuando el Amor duele: Sanando los leprosos de hoy

En nuestra vida cotidiana eso significa cuidar las necesidades de aquellos que estan enfermos. Significa tomar tiempo para llegar a aquellos que están espiritualmente muertos y llevarlos a la vida en Dios. Significa limpiar los corazones y las mentes de los leprosos. Significa identificar las mentiras y las tentaciones de los demonios que afectan a la gente que conocemos, ayudándoles a ser más fuertes para obedecer los caminos de Dios, viviendo la verdad y resistiendo las malas decisiones.

Limpiar los corazones y las mentes de los leprosos ~ ¿qué significa eso? ¿Quiénes son los leprosos de hoy? En épocas bíblicas, los leprosos eran proscriptos, obligados a pasar el resto de sus años en las colonias de leprosos porque las personas sanas podrían atrapar la enfermedad. Tocarlos estaba prohibido.

¡Qué importante es el tacto! Los bebés abandonados en instituciones mueren por falta de contacto. Los matrimonios se marchitan por falta de abrazos. Los niños crecen con mala autoestima debido a la falta de cuidados físicos. Jesús sabía lo importante que es el toque humano. No sólo curó la piel del leproso, sino que también curó su espíritu dándole lo que más necesitaba ~ toque humano.

Un hombre con lepra vino a él y le rogó de rodillas: “Si quieres, puedes limpiarme”. Lleno de compasión, Jesús extendió la mano y tocó al hombre. “Quiero” dijo. “¡Queda limpio!”. Inmediatamente la lepra lo dejó y se curó (Marcos 1, 40-42 NVI).

¿Quiénes son los leprosos en tu vida, es decir, las personas que necesitan tu toque curativo pero que te repelen?

Te propongo que son los adictos que conoces, los que son marginados y obligados a mantener su distancia a causa de los daños causados por sus adicciones. Puede ser cualquier tipo de adicción, incluyendo la más sutil. El síntoma principal es que son difíciles de amar porque nunca se esfuerzan lo suficiente para cambiar. En repetidas ocasiones nos provocan más dolor que cualquier otra persona.

Estos adictos están en mi vida y en tu vida, generalmente a diario. Son las personas que son las más difíciles de amar, las que rechazamos porque siguen lastimándonos, los imbéciles que hacen que nuestras vidas sean miserables, los problemáticos que mantenemos alejados para tener vidas más tranquilas.

Algunas personas son adictas al alcohol o las drogas. Su pensamiento está nublado por el zumbido que les gusta obtener. Nos daña su falta de independencia, por su falta de inhibiciones (que llevan a la lujuria o la ira incontrolable, por ejemplo), su comprensión deformada de sí mismos y de nosotros y sus conductas necias que los dañan mientras creen que están haciendo el bien.

Algunos son adictos a personas que son significativas en sus vidas, lo cual es co-dependencia en lugar de amor genuino. Se aferran a los padres, los amantes, esposos o amigos en un intento desesperado de sentirse completos. Nos hacen daño al sofocarnos y al exigir de nosotros lo que no podemos o no debemos darles y, cuando nos negamos a comportarnos co-dependientemente hacia ellos, nos interpretan mal y aumentan la miseria, nos maltratan y se aferran más a nosotros.

Algunos son adictos a la violencia y al abuso. Otros son adictos al sexo y a la pornografia. Las heridas que causan estas personas son muy traumáticas.*

Algunos son adictos al poder ~ estos son los fanáticos del control. Nos aplastan y pisotean nuestras voluntades. Rechazan nuestros sueños y deseos para seguir sus propias agendas.

Algunos son adictos a la codicia ~ se preocupan más por el dinero y las posesiones que por nosotros. Se aprovechan de nosotros para lograr sus objetivos de acumular más. Nos desprecian si no podemos ayudarlos a enriquecerse.

Los tipos de adicciones que existen son tan numerosas como la capacidad que tenemos los seres humanos para encontrar sustitutos de Dios. Todas las adicciones son un sustituto de Dios. Sólo el amor de Dios puede llenar los agujeros en sus corazones heridos pero, sin entenderlo, tratan de obtener más amor de la gente de lo que la gente puede dar y, cuando eso no satisface sus necesidades, tratan de llenar estos agujeros con todo lo que parece atractivo. Utilizan el objeto de sus adicciones como anestesia para sofocar el dolor que nunca cura – el dolor que proviene de no ser lo suficientemente amado.

La razón por la que los adictos son adictos es porque están desesperadamente necesitados de amor. Han recibido menos de lo que hemos recibido nosotros. A menudo, nunca han recibido amor verdadero ~ su única experiencia del llamado “amor” era realmente co-dependencia, control o condicionamiento. Hasta que reciban la terapia apropiada y la curación espiritual que les permita confiar en el amor de Dios, no sabrán lo que realmente es el amor. Queremos que nos amen, pero no pueden darnos lo que no tienen.

Jesús nos dice: “Gratis lo recibieron, denlo gratis”. ¿Qué hemos recibido libre y abundantemente de Él? ¡Amor! ¡Amor verdadero, incondicional, fiel! ¿Qué más necesitan los adictos / leprosos? El toque curativo de este amor que es el don de la misericordia para los que no lo merecen. ¡Lo tenemos! ¡Tenemos que darlo!

Jesús los ama incondicionalmente. Él quiere tocar a cada leproso, pero Él ya no está aquí con una mano física a menos que Él los toque a través de nosotros. Necesita que lo busquemos. Ellos necesitan que nosotros seamos Su mano sanadora. Estamos llamados a esto. Es nuestra vocación si nos tomamos en serio el compromiso de ser seguidores de Jesús. Pero este es un ministerio muy difícil. Es difícil darles el amor incondicional, siempre perdonador ~ y persistir en él. Naturalmente preferimos limitar nuestro amor a aquellos que nos aman recíprocamente.

Desechamos a aquellos que hacen nuestra vida difícil. Aceptamos que tenemos que trabajar en los mismos trabajos con ellos, pero no los invitaremos a nuestros hogares a cenar. Les damos un saludo amistoso en la iglesia, pero no nos sentaremos con ellos ni preguntaremos cómo podemos ayudar. Toleramos a los miembros leprosos de la familia el Día de Acción de Gracias, pero no los invitaremos a acompañarnos en vacaciones. Y, sin embargo, lo que más necesitan es nuestro amor ~ o más exactamente, el amor de Jesús viniendo a ellos a través de nosotros.

El amor no puede dejar de darse a los demás, independientemente del resultado. Si estamos dispuestos a amar a otros sólo cuando es reciproco, ¿qué mérito hay en eso? Si estamos dispuestos a amar a los demás sólo cuando nos tratan bien, no los amamos incondicionalmente. ¡De hecho, si el amor es condicionado, no es amor en absoluto! El amor no es amor a menos que sea amor que se entrega. El amor no puede hacer otra cosa que amar, incluso cuando no hay buenos resultados.

Para cumplir la misión de limpiar a los leprosos de la falta de amor, tenemos que estar dispuestos a perdonarlos una y otra vez, setenta veces siete veces, ¡a menudo en el mismo día! En realidad no saben cómo recibir nuestro amor. Ni siquiera saben cómo reconocerlo. Así que tenemos que persistir y perdonar, persistir y perdonar hasta que finalmente ~ ¡finalmente! ~ nuestro amor los penetra  y la limpieza comienza. Y cuando recaen  en su vieja lepra, los amamos más y perdonamos de nuevo.

Nuestra insistencia en el amor, cuando se combina con la insistencia de dirigirlos hacia otras manos de Jesús, tales como médicos y terapeutas, eventualmente los llevará hasta la limpieza completa que Jesús quiere dar (aunque a veces no sucede hasta el momento de su muerte, cuando se encuentran con Jesús cara a cara).

El proceso es largo. Pero recuerda, tú haces un ministerio importante con Jesús cuando actúas como su mano curativa. Aunque es uno de los ministerios más difíciles del mundo, si realmente queremos ser buenos cristianos, debemos absolutamente decir que sí a este llamado.

Y recuerda esto también: sólo podemos tener éxito si continuamente nos volvemos a Jesús para obtener fortaleza, sanidad y guía. Tenemos que pedirle repetidamente que nos dé un amor renovador para aquellos de los que preferiríamos deshacernos. Este es un amor sobrenatural. No podemos hacer esto sin la ayuda extra de Jesús, que libremente nos da todo lo que necesitamos para permanecer en el proceso de amar a los indignos para la limpieza de su lepra.

Cuando se torna difícil, cuando realmente, realmente duele y nuestro instinto es renunciar y expulsar a los leprosos, podemos mirar a Jesús colgado en la cruz por nosotros. Él no nos abandona a nosotros. Tampoco va a renunciar a los leprosos que conocemos. Podemos llegar a ser como Él. Podemos unir nuestros sufrimientos a Su cruz. Podemos sentirnos más estrechamente conectados con Él cuando dejamos nuestras vidas por el bien de redimir a otros.

Muriendo a nuestros deseos de deshacernos de nuestros leprosos se hace más fácil cuando oramos: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que están haciendo”.

Recuerda: ¡Después de la crucifixión siempre hay resurrección!

* NOTA: Si estás en una relación abusiva, tu amor no hará una diferencia a menos que el patrón de abuso se rompa. Sepárate hasta que sea seguro que el abusador se convierta a través de la terapia y un entrenamiento de como manejar la ira. Tú ve con un consejero para aprender a evitar la posibilidad de enfermar.

© 1999 por Terry A. Modica


PDF GRATUITAUsted puede imprimir esta página para su uso personal.

Para su uso en parroquias, retiros u otros ministerios, por favor encárguelo en publicación profesional a Catholic Digital Resources. ¡Gracias!
Para obtener el documento con Licencia Individual, por favor envíe este acuerdo del contrato de derecho de autor:
Su nombre completo (Nombre y Apellido):
Su direcci ón de correo electrónico:
Marque este casillero para informar que esto es para uso personal únicamente
     y que no lo subirá a internet o lo copiará para su distribución a terceros .

Después que su solicitud sea revisada, recibirá una copia por correo electrónico dentro de las 48 hrs. La información incompleta anula este contrato.
donarGood News Ministries provee a individuos, sin costo alguno, material para la edificación de la fe en las páginas gnm.org y wordbytes.org, aunque las donaciones son las que mantienen a este ministerio funcionando y creciendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2019
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries gnm.org

Good News Ministries de Tampa Bay es un ministerio católico de formación de la fe adulta y evangelización en la Diócesis de St. Petersburg en Florida. Ofrecemos eventos en idioma inglés tales como seminarios, retiros, cursos y misiones parroquiales y las traducimos al castellano cuando es posible. Nuestros oradores para la educación católica de adultos se especializan en la enseñanza de documentos de la Iglesia, estudios bíblicos, la Vocación al Matrimonio y la oración. Nuestros servicios incluyen las Reflexiones de las Buenas Nuevas diarias sobre las lecturas de la Misa Católica, artículos online ("PalabrasVivas") sobre la Fe Católica y mucho más. Como una organización caritativa sin fines de lucro, GNM no cobra ninguna tarifa pero acepta donaciones para continuar su ministerio. Catholic Digital Resources es una compañía editora de Terry Modica donde todo lo que es gratis para el uso individual en este sitio, puede estar disponible para distribución pública; el sitio está en inglés pero todo lo que está a la venta, está o puede estar disponible en castellano. Good News Ministries de Tampa Bay, Inc., es una agencia de oportunidades igualitaria, nunca discriminamos en base a edad, etnia, género, nacionalidad, discapacidad, raza, talla, religión, orientación sexual o entorno socioeconómico, más allá de lo que permite la ley.